ASI SOMOS

Algunos nos llaman adúlteros, nosotros preferimos definirnos como:

católicos por el bautismo, comprometidos por la fe, independientes porque nadie nos ha lavado el cerebro, divorciados por que las circunstancias de la vida nos han llevado a un fracaso y en nueva unión porque creemos firmemente en la familia como célula básica de la sociedad y hacemos de la Comunión Espiritual nuestro alimento del alma y porque nos sometemos al Fuero Externo.

Todo esto aunque los retrógrados y preconciliares nos digan simplemente ADULTEROS.

diciembre 30, 2008

DEBATE SOBRE LA DIGNITAS PERSONAE - 1º PARTE


El pasado 18/12/08 difundimos por este medio y en algunos otros nuestra opinión sobre la última instrucción difundida por la CDF (Congregación para la Doctrina de la Fe) la cual puede leerse integra en el post del día indicado.

Un muy interesante y leido blog, recibió algunos comentarios referidos a nuestra opinión, los cuales queremos compartir, tanto las réplicas a lo que enviamos, como las respuestas dadas desde LA BARCA.



Isabel, dijo:

Mundy

Vaya texto. A veces me pregunto por qué no hacen un estudio pormenorizado de los "modelos de familia" que aparecen en la Biblia, de esta forma y tanto que se apoyan en los textos sagrados para lo que les conviene, hacer una crítica constructiva o un intento fallido de justificación.

Entiendo que dirían que se trataba de ...otra sociedad...eran otros tiempos...¡pues que se apliquen el cuento!

Saludo-os

19 Diciembre 2008 | 12:31 PM


Desde La Barca, respondimos:

Estimada Isabel:

He leido y releido tu mail varias veces antes de contestarte y realmente espero que puedas disculparme por lo que con mucho respeto te diré:

"Realmente no te entiendo".

No sé si "vaya texto" es un elogio o un agravio, y tampoco entiendo el resto.

De todos modos me quedo con la posibilidad que el tenor de mi comentario hya sido poco claro, pr lo que te pido disculpas, o que quizás por pretender ser tan educado, se haya convertido e algo anodino e inentendible que no sirva para transmitir el mensaje, todo puede ser.

De todos modos, y con la ilusión que hayas pinchado en la casilla para recibir correos con nuevo comentarios, te invito a que me escribas y así poder aclararte cualquier duda que tengas al respecto (labarca@ymail.com)

Nuestro blog es de católicos divorciados en nueva unión, algo así como un grupo internacional "rara avis" que con absoluta independencia opina, asumiendo su propia ignorancia pero reivindicando el derecho a disentir con todo aquella que se le ocurra.

Me encantaría que nos escribieras, quedamos a la espera de tus comentarios.
Te deseo un excelente fin de semana.


COMENTARIO:

Ver post siguiente, el intercambio, siempre enriquecedor, continúa. Leer más...

AMABLE DISCUSION - 2º PARTE


Como decíamos en el post anterior, la amable discusión continuó, generando a nuestro juicio un enriquecedor intercambio de ideas y ponencias, para que cada uno saque sus propias conclusiones y nadie dude,al menos, de cual es nuestra posición.


Isabel dijo:

Es posible que haya sido una mala interpretación ¡vaya texto! es una exclamación de sorpresa. Mi blog es sobre política y religión. He dicho en varias ocasiones que no comulgo ni con el nuevo Papa ni con la Conferencia episcopal porque excluyen en lugar de unir.

Quieren convertir la Iglesia en un exclusivo Club social que en nada tiene que ver con lo que fue JHS.

Decía que, no pueden imponer un modelo de familia porque éstas evolucionan con los siglos y que la Biblia ofrece tal variedad, que reflexionando sobre ellas, haría palidecer a cualquiera con un mínimo de sentido común.

He entrado en la página y me sorprende también, que se tenga que constituir un club de católicos divorciados en nueva unión. ¿Os consideráis discriminados?¿por la excomunión a la que se supone estáis sometidos?¿con qué finalidad?, porque hasta donde yo sé, toda la cúpula del PP está excomulgada. No comprendo que porque cuatro (no significativos) impongan un comportamiento, se deba ir con un estandarte reivindicando una condición a la que nadie le importa.

Es esa doble moral o hipocresía de la Iglesia la que no soporto y no tolero que entre en mi vida y de ésto más que yo, entienden las comunidades de base que son las que forman la verdadera Iglesia.

No me interesa la elitista, la que invierte en preservativos prohibiéndolos y me parece muy bien que si vosotros os sentís cómodos formando un grupo "identificativo" de "católicos divorciados y con nueva pareja" lo hayáis hecho aunque no entienda la finalidad.



Saludos
19 Diciembre 2008 | 10:35 PM



Nuestra respuesta:

Estimada Isabel:

Gracias por tu deferencia al responder mi comentario, es una práctica muy poco habitual y quizás por eso me sorprende gratamente.

No por insomnio, sino por cortesía trataré de contestar puntualmente a tus muy legitimas dudas y cuestionamientos, con la única intención de profundizar el debate y quizás sacar algo en claro, para ti, para tus visitantes y los nuestros y para todos nosotros.

Vamos por partes:

Es posible que haya sido una mala interpretación ¡vaya texto! es una exclamación de sorpresa.

Perdón por mi ignorancia, pero sigo sin entender si debemos tomarlo como un elogio o como un agravio, de todos modos nos ratificamos en todos sus dichos, ya que nuestra intención no es la búsqueda del aplauso sino la expresión de nuestro pensamiento.



Mi blog es sobre política y religión.
Me encantan ambas cosas, en esto estamos muy de acuerdo.



He dicho en varias ocasiones que no comulgo ni con el nuevo Papa ni con la Conferencia episcopal porque excluyen en lugar de unir.
Más allá de nuestra opinión, la tuya es absolutamente respetable, como nuestro blog es global, es muy difícil conciliar opiniones respecto de las Conferencias Episcopales de diferentes lugares.



Quieren convertir la Iglesia en un exclusivo Club social que en nada tiene que ver con lo que fue JHS.
Iglesia somos todos, cada uno aporta lo suyo, lo bueno y también lo no tan bueno, pero hay que reconocer que se ha mantenido 20 siglos y por algo será.



Decía que, no pueden imponer un modelo de familia porque éstas evolucionan con los siglos y que la Biblia ofrece tal variedad, que reflexionando sobre ellas, haría palidecer a cualquiera con un mínimo de sentido común.
El sentido común, es el menos común de los sentidos y realmente los tiempos cambian, pero debemos recordar que las cosas de palacio, van despacio, y aunque algunos tenemos urgencias (como nosotros), Zamora, no se hizo en una hora, o algo así, tú me entiendes.



He entrado en la página y me sorprende también, que se tenga que constituir un club de católicos divorciados en nueva unión. ¿Os consideráis discriminados? ¿Por la excomunión a la que se supone estáis sometidos?¿con qué finalidad?, porque hasta donde yo sé, toda la cúpula del PP está excomulgada.
Esto merece una explicación más detallada, gracias por visitar nuestro Blog y nos encantaría que lo siguieras haciendo, quizás así podrías descubrir que tenemos varios puntos en común, aunque quizás en este momento te pueda parecer lo contrario.

Lo nuestro no es un club, es un proyecto casi único en su especie ya que no tiene patrones ni es el órgano de difusión ni de captación de ningún movimiento ni grupo preestablecido, es todo lo contrario, es un esfuerzo internacional, de gente de varios países que buscan generar un acompañamiento y decir alto y claro que la problemática existe, que hay gente comprometida en todo el mundo y que alguna vez habrá que hacer algo más de lo que hasta ahora se hace.

Nos preguntas si nos sentimos discriminados y la respuesta esta implícita en tu pregunta, aunque te aclaro que el hecho de nuestros divorcios y en muchos casos una nueva unión no conlleva a la excomunión.

Con relación a la cúpula del PP si está o no excomulgada es un dato que no conozco, pero si fuera o si no, en realidad no es un tema que nos preocupe en lo mas mínimo.
No comprendo que porque cuatro (no significativos) impongan un comportamiento, se deba ir con un estandarte reivindicando una condición a la que nadie le importa.

Discúlpame por disentir, pero si le importa a más gente de la que podemos suponer, y muchas cosas son muy aplaudidas por quienes tienes pensamientos que no todo el mundo comparte.



Es esa doble moral o hipocresía de la Iglesia la que no soporto y no tolero que entre en mi vida y de esto más que yo, entienden las comunidades de base que son las que forman la verdadera Iglesia.
Esa doble moral, hipocresía o fariseísmo es algo que existe en muchas organizaciones de todo tipo y como el ser humano, o mejor dichos algunos seres humanos gozan de esa cualidad, no hay porque sorprenderse, cada cual que ayude a construir la iglesia como pueda, ellos a lo suyo, nosotros a lo nuestro.



No me interesa la elitista, la que invierte en preservativos prohibiéndolos y me parece muy bien que si vosotros os sentís cómodos formando un grupo "identificativo" de "católicos divorciados y con nueva pareja" lo hayáis hecho aunque no entienda la finalidad.
Nuestra finalidad, muy brevemente te la he explicado, con relación al sentirnos cómodos debo confesarte que nos sentiríamos mejor sin tener la necesidad de hacerlo, pero las cosas son como son y aceptamos el desafío creyendo que más allá de algunas condiciones que no alcanzamos a comprender, existe la misericordia y que nuestra búsqueda, hasta que la consideremos estéril la mantendremos, ya que el hecho de nuestro bautismo nos hace miembros de la Iglesia, más allá de cualquier circunstancia.

Saludos.
Leer más...

ACLARANDO DUDAS


Recientemente nos dirigimos a Foros de la Renovación Carismática Católica de Habla Hispana(www.rcc.org.ar)explicando que es LA BARCA.

Lo que sigue a continuación es un mensaje desde el Foro y nuestra respuesta.


Nos decían:

Estimada / do Mundy:

Mucho me habría gustado entrar al Blog al que le hiciste propaganda., pero no pude hacerlo, ya que mi alerta de seguridad de navegación me indicó que es un sitio de riesgo ( aunque bajo), por lo tanto me abstuve de entrar.

¿Serías tan amable de darme algunos datos más acerca de este Blog?

Ej: Quiénes lo forman,; quién los asesora;etc, etc., ya que este es un tema que me interesa ¡MUCHÍSIMO!

Desde ya te lo agradezco.
Bendiciones! ¡SHALÓM! Blanca.


Nuestra respuesta:

Estimada Blanca:

El inconveniente al intentar entrar en el Blog es posible que se deba a un problema de Explorer, ya que ese y varios otros problemas hemos tenido, por lo que te sugiero que intentes entrar, por ejemplo, vía Mozilla Firefox, si no lo tienes descargado lo puedes buscar en Google y bajarlo, es gratuito y allí podrás ver todo el blog sin inconvenientes.

Con relación a los datos que solicitas puedo contarte que es quizás,sólo quizás, el único blog que a nivel internacional se ocupa de este tema, que no es el órgano de difusión de ningún grupo ni movimiento, que difunde las actividades de cualquier grupo que tiene la decisión de hacerlo, que absolutamente abierto y que publica sin censura las opiniones que recibe y que obviamente tiene opinión propia sobre los acontecimientos.

No nos dedicamos a interpretar Encíclicas sino que impulsamos su cumplimiento, tanto como el sometimiento al Fuero Externo y la Comunión Espiritual, ya que asumimos nuestra condiciones de "situación irregular" y la imposibilidad de acceder a los Sacramentos.

Por todo esto estamos abiertos a todas las dudas, ideas, propuestas y comentarios que se reciben, con el único objetivo de servir.

La Barca es un blog, no una agrupación ni asociación, crece con las visitas y con los comentarios, y con eso ya es suficiente, no pretendemos más.

Por cualquier duda que pueda surgir, nuestro mail es labarca@ymail.com, donde gustosos trataremos de ampliar cualquier detalle que estimes conveniente.

Un saludo. Leer más...

diciembre 29, 2008

LOS RECIBIMOS CON LOS BRAZOS ABIERTOS


Hace escasos dos días nos preguntábamos ¿desde qué nuevo país nos visitarían? pues ya tenemos la respuesta:

¡¡¡ Bienvenidos hermanos de LETONIA !!!

Este es el 20º país que por Gracia de Dios recibieron nuestro mensaje, pero la cosa no termina ahí, se han sumado además Costa Rica y Ecuador.

Ya son católicos divorciados en nueva unión de 22 países que se han enterado que la problemática existe en todo el mundo y todo esto considerando que hace apenas 2 semanas que hemos comenzado a disponer de esta información, con lo cual nos quedará por siempre la duda si desde que comenzamos, allá por los finales de Julio, nos han visitado de algún otro país.

¿Esto es importante?

Obviamente que si, cuantos más estemos vinculados más testimonios podremos compartir, más acompañados nos podremos sentir, más interesantes podremos hacer a los grupos apostólicos a los que cada uno pertenezca, más podremos difundir que el 1º Domingo de Mayo de 2.009 celebraremos el Día Internacional de los Divorciados en Nueva Unión y fundamentalmente seremos más los que seamos conscientes que seguimos formando parte indisoluble de la Iglesia por el Bautismo, a pesar de nuestra “situación irregular” Leer más...

Una gran misa a favor de la familia cristiana en Madrid


Esta información la recibimos de AICA (Agencia Informativa Católica Argentina) y por su trascendencia en España y América, nos parece oportuno compartirla.


Un millón de personas celebraron este domingo en la madrileña Plaza de Colón la fiesta de la Sagrada Familia, convocada por el arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, cardenal Antonio María Rouco Varela.

Desde Roma, el papa Benedicto XVI se dirigió a los participantes con un mensaje retransmitido por pantallas gigantes. “Queridas familias, no dejen que el amor, la apertura a la vida y los lazos incomparables que unen su hogar se desvirtúen”, dijo durante la tradicional oración del Ángelus desde el Vaticano.

El purpurado madrileño criticó el aborto, al invitar a las familias a vencer “la cultura de la muerte”, que convierte “los sacrificados por la sobrecogedora crueldad del aborto” en nuevos “Santos Inocentes”, día que se conmemora este domingo en España y Latinoamérica.

Este encuentro sigue a una ceremonia del mismo tipo organizada el 30 de diciembre de 2007 en un contexto de tensas relaciones con el Gobierno por varias leyes recibidas de manera hostil por la Iglesia en España.

El obispo de Bilbao, monseñor Ricardo Blázquez, volvió este domingo a tratar el tema del matrimonio entre homosexuales, legalizado en 2005 por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, criticando el hecho de “llamar matrimonio a la unión de dos personas del mismo sexo”, cuando la “familia” está constituida por la “unión estable por amor de un varón y de una mujer”.

En el trascurso de la homilía de la misa celebrada este domingo en la madrileña Plaza de Colón, con motivo de la celebración de la fiesta de la Sagrada Familia, el cardenal Rouco Varela agradeció “las luminosas y estimulantes palabras” que el Papa a los congregados en Madrid.

“El Papa, extraordinariamente sensible a las necesidades humanas y espirituales de la familia en estos momentos tan críticos por los que atraviesa la humanidad, ha querido alentarnos a todos los presentes, pero de un modo muy especial a las familias que formáis esta magna Asamblea eucarística, a ser testigos valientes e incansables del Evangelio de la Familia, con obras y palabras, en la Iglesia y en el mundo, porque del bien integral de la familia depende la suerte de toda la familia humana”, dijo el también presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE).

Varón y mujer

El cardenal Rouco insistió en que el modelo de vivir en familia es la Sagrada Familia de Nazareth: “la posibilidad de vivir la familia en la integridad y belleza de su ser como comunidad indisoluble de amor y de vida, fundada en la donación esponsal del varón a la mujer y de la mujer al varón y, por ello, esencialmente abierta al don de la vida: a los hijos”.

Así, constató, que la celebración en la Plaza de Colón tiene como objetivo preservar “este modelo de la verdadera familia, cuya actualidad no pasa nunca”. En este punto recordó las palabras de Juan Pablo II acerca de que “`El futuro de la humanidad pasa por la familia! ” y las de Benedicto XVI sobre que la familia “es la principal agencia de paz”.

“Estamos convencidos, por la gracia de Dios -la gracia que a todos se ofrece y que a nadie rechaza, a no ser que ella misma sea rechazada- de que no sólo es posible concebir, ordenar y vivir el matrimonio y la familia de forma muy distinta a la que en tantos ambientes de nuestra sociedad está de moda y que dispone de tantos medios y oportunidades mediáticas, educativas y culturales para su difusión, sino que, además, es la que responde a las exigencias más hondas y auténticas de amor y de felicidad que anidan en el corazón del hombre”, aseveró.

El cardenal saludó a las “familias venidas de todos los rincones de España, junto a las familias madrileñas” en nombre de los obispos y sacerdotes presentes y agradeció que respondieran a su invitación para celebrar “eucarísticamente” el día de la Sagrada Familia en la Plaza de Colón “lugar vinculado por tantos y tan memorables acontecimientos a la más reciente historia de la Iglesia en España”.

A renglón seguido se acordó de los abuelos, los niños y los jóvenes, los matrimonios, los padres y madres de familia “que llenáis con vuestros hijos la Plaza de Colón en este día tan señalado para las familias cristianas de España”.

Amor de un padre y de una madre

Concretamente, aseguró que los niños “necesitan de sus padres”. “Necesitan del amor de un padre y de una madre para poder ser engendrados, traídos al mundo, criados y educados conforme a la dignidad que les es propia desde el momento en el que son concebidos en el vientre materno: la dignidad de personas, llamadas a ser hijos de Dios”, agregó.

También tuvo palabras para la realidad del aborto y señaló que “estremece el hecho y el número de los que son sacrificados por la sobrecogedora crueldad” de esta práctica, que calificó como “una de las lacras más terribles de nuestro tiempo tan orgulloso de sí mismo y de su progreso”.

Concretamente, coincidiendo la Fiesta de la Sagrada Familia con el Día de los Santos Inocentes -que recuerda la orden de Herodes de matar a todos los niños menores de dos años nacidos en Belén (Judea) con el fin de deshacerse del recién nacido Jesús de Nazaret- aseguró que los no nacidos sobre los que se cometió un aborto “son los nuevos ‘Santos Inocentes’ de la época contemporánea”.

Por último, el cardenal Rouco instó a los presentes a “vivir el matrimonio y la familia como la Sagrada Familia de Nazareth”, a “dar testimonio ante el mundo de la alegría honda y duradera que trae la familia cristiana” y a, como urgente, “vencer la cultura de la muerte con la cultura de la vida”. “¡No hay duda! ¡El futuro de la humanidad pasa por la familia, la familia cristiana!“, concluyó.+ Leer más...

2.528 PALABRAS Y NI UNA SOLA MENCION


Ayer se celebró en Madrid un encuentro multitudinario con motivo del día de la Sagrada Familia.

El mismo contó con un mensaje mediante video conferencia, en el cual SS Benedicto XVI se refirió al tema de la convocatoria.

Fueron cientos de miles de personas, llegadas desde casi todos los rincones de España y se transmitió en directo por la televisión.
Realmente una fiesta.

En la Homilía se revalorizó la familia tradicional cristiana, con tanta intensidad como se censuró y reprobó las uniones homosexuales y el aborto.

Su contenido integro puede leerse en www.elpais.com y no lo reproducimos por cuestiones de extensión, pero hay un detalle para analizar.

De las 2.528 palabras de que se compone la Homilía ni una sola estuvo dedicada a recordar que los católicos divorciados en nueva unión también formamos cristianas, que en muchos casos aportamos presencia en las misas (aunque no comulguemos) que cantamos, aportamos nuestra limosna, participamos de la vida parroquial, educamos a nuestros hijos en la fe, cuando podemos conseguir vacantes los enviamos a colegios católicos, rezamos en familia, bendecimos nuestras mesas, celebramos la navidad con espíritu cristiano, bautizamos a nuestros hijos y los acompañamos en su camino al encuentro con Jesús transitando junto a ellos la catequesis y un montón de cosas más.

Aparentemente, nada de todo esto es suficiente para ser considerados una familia cristiana, salvo que seamos los únicos pecadores en la faz de la Tierra.

Quizás en próximas convocatorias alguien se acuerde que, por nuestro bautismo seguimos siendo parte integrante de la Iglesia y que la condición de “situación irregular” es algo poco elegido, ya que dudo que alguien sea haya casado solamente para divorciarse y luego formar una nueva familia. Leer más...

CONTESTANDO DUDAS


Con motivo de la convocatoria para la fiesta de la familia en Madrid, una madre comentaba en otro blog, que su hija divorciada, o en tramites de separación, dudaba de ir por su condición actual.

La que sigue fue nuestra respuesta.

Si tu hija se ha divorciado y tienes dudas respecto a que dice la Iglesia lo mejor que puedes hacer es consultar a un sacerdote, de todos modos te diré que independientemente de las causas que la llevaron a esa situación, no tiene ningún problema mientras se atenga a lo que dice la Iglesia, puesto de manifiesto en los Mandamientos.

Hasta llegado el caso que volviera a formar una nueva familia y con su nuevo cónyuge viviera sin realizar los actos reservados para los esposos, seguramente también podría continuar accediendo a los Sacramentos, tal como surge de las Exhortaciones Apostólicas (Encíclicas) para lo cual puedes ver lo que dice sobre el tema Familiaris Consortio y Sacramentum Caritatis, que fácilmente las encontrarás en Internet.

Ahora bien, si llegara a esa situación y su relación trascendiera el amor platónico pasaría a formar parte de una unión irregular, como hay miles por no decir millones en el mundo entero y la limitación no sería únicamente la imposibilidad de acceder a la Eucaristía, sino que no podría algunas otras cosas.

Independientemente de cuál sea hoy o en el futuro su situación, nada debería impedir que fuera donde quisiera, con la alegría que corresponde a todo cristiano por hecho de formar parte del pueblo de Dios.

Nosotros tratamos a nivel internacional la problemática de los católicos divorciados en nueva unión en nuestro blog (www.labarcaglobal.blogspot.com) y estamos indisolublemente ligados a la Iglesia por nuestro bautismo, más allá que para algunos o muchos seamos adúlteros.

Creemos en la Misericordia del Señor y eso ya es suficiente.

Si tu hija quiere ir, que vaya, nadie le preguntará nada y cuando tenga ganas que consulte, quizás su situación sea posible de ser evaluada en el Tribunal Eclesiástico y hasta de obtener la Nulidad Matrimonial, la cual no es patrimonio exclusivo de los ricos y famosos, sino de todo aquel que pueda demostrar que, más allá de la ceremonia religiosa, el Sacramento nunca existió.

Estamos a tu disposición, estamos para servirte.


COMENTARIO:

La consulta efectuada, puede verse integramente en www.arsuaga.net, post: YO TAMBIEN IRE A COLON Leer más...

MAS RESPUESTAS


Nuestra respuesta (la del post anterior) generó en otra persona un respetuoso rechazo, según insertó en su comentario, el que creimos oportuno comentar:

Lo que sigue,es nuestra respuesta


Siempre resulta enriquecedor debatir con quienes tienen un pensamiento distinto y este es el caso, no tengas miedo ni pienses que estás leyendo un manifiesto encontrado por “La buscadora de tesoros”, el tema es así, guste o no guste, de miedo, placer o simplemente mueva a risa.

En todo caso será la Iglesia quien te de miedo y no mis comentarios.

Eso que manifiestas que no acabas de entender se resuelve con la fe, y la fe la tienes o no la tienes, aparte si así vives feliz y crees que todo esto sirve para nada, será tu decisión y nadie tiene derecho para cuestionarte y mucho menos yo, que simplemente pretendí aportar desde otra óptica un elemento que quizás pudiera servir.

Si sirve bien y si no, mala suerte.


COMENTARIO:

El texto integro puede verse en www.arsuaga.net, post YO TAMBIEN IRE A COLON. Leer más...

diciembre 27, 2008

¿QUIÉN SERÁ EL 20?


A pesar de los inconvenientes informáticos que estamos padeciendo, acabamos de entererarnos que nos visitado desde otro pais.

Bienvenido: ¡¡¡¡¡ BRASIL !!!!!


Como podemos observar, hermanos en nuestra situación hay en varios lugares, con lo cual imaginemos por un instante lo que puede llegar a ser el 1º Domingo de Mayo cuando celebremos en todo el mundo el Día Internacional de los Católicos Divorciados en Nueva Unión.

Seguramente nuestras oraciones se escucharán.

Ese es nuestro día, en los 5 continentes, aunque sólo suene en nuestros corazón.

Nuestra ilusión al menos es conocida en 19 paises (desde el 13/12/08) ¿Quién será el 20? Leer más...

¿TENDREMOS UN LUGAR?


El 28/12/08 se realizará en Madrid, la Fiesta de la Familia Cristiana y aunque no vivas es España, esta información te puede interesar, ya que posiblementete te sientas identificado con el contenido del post.

Si tienes una opinión diferente y nos la cuentas, la incluiremos sin ninguna duda, ya que en La Barca,todos los comentarios se publican.



Bajo el lema Por la familia cristiana, todas las familias españolas están invitados a participar en una liturgia de la palabra y para escuchar al Papa Benedicto XVI, que conectará con los concentrados desde la Plaza de San Pedro del Vaticano.

De este modo se plantea una convocatoria amplia y generosa, desde La Barca, quizás el único Blog global hecho por y para católicos divorciados en nueva unión, nos suponemos invitados y en caso de ser así, desde todo el mundo estaremos presentes con nuestro corazón.

Nuestra condición de formadores de una nueva familia cristiana es un elemento superador de nuestra creencia en la Familia, ya que a pesar de la imposibilidad de acceder a la Comunión Sacramental, bautizamos a nuestros hijos, los guiamos en el camino de la fe, los acompañamos a su primer encuentro con Jesús sacramentado (obviamente sin comulgar) bendecimos nuestras mesas, rezamos en familia, tratamos de vivir según las enseñanzas y muchas cosas más, a pesar de nuestra situación irregular.

Por todo esto, presentes en Madrid, siguiéndolo por la televisión o alguna radio o al día siguiente, leyéndolo en algún medio gráfico, esperamos encontrarnos con alguna mención que nos contenga, ya que nuestra condición de católicos la tenemos por el bautismo y además por que pretendemos que nuestra vida sea un verdadero testimonio, aunque no hayamos sido capaces de mantener el compromiso que un día hicimos frente al altar. Leer más...

BRINDEMOS


Una cosa que nos diferencia es que no insertamos elogios ni nada que nos haga creer que somos lo que en realidad no somos.

Este saludo de fin de año nos lo envía Eduardo, desde la ciudad de Buenos Aires (ARG) con quien descubrí hace 25 años que: la IGLESIA somos todos, y hoy a 12.000 km de distancia nos invita a brindar, a todos.


En este Fin de año:Brindemos.

No nos olvidemos de brindar.

Que cada uno ponga lo mejor que tenga para brindar.

Que cada uno brinde también por sus sueños.

Que a nadie le falte con quien brindar.

Y que brinde con los que están en su corazón aunque no estén en ese momento presentes para brindar.

Brindemos.

Por los que queremos y por los que no queremos tanto.

Por los que nos ayudan a vivir y por los que nos hacen sufrir.

Pero por sobre todas las cosas: Brindemonos.

Yo brindo por vos y espero estar en tu brindis.

Eduardo Leer más...

NO NOS DESDIOSEMOS


Luego de algún tiempo sin comunicación vía mail, Waldo, desde Córdoba (ARG) me ha regalado este hermoso mensaje de esperanza, que aparte de agradecerselo muy especialmente,lo hago extensivo a todos ustedes, con seguridad que será apreciado.



TRADUCCIONES:

Fulero: Significa muy feo
Vieja: Es una forma cariñosa de decir Madre
Que lo tiró: Es algo así como decir: Caramba, Joder,etc., en definitiva, es una interjección de hastío.

Estimado Mundy;
tomo contacto contigo, después de mucho tiempo.

Fue un año fulero, sí, pero, mientras se siga "DESDIOSANDO" el hombre, hará de este mundo un asqueante lugar.

Armagedón será una consecuencia, luego del modelo de vida hedonista a ultranza que el hombre optó.

Esto viene de lejos... lo que pasa, es que jamás nos hubieramos imaginado que sucedieran tantas, tan crueles e inimaginables cosas ( fijate lo que paso entre los 75 y los años 2000 en el mundo...)

El hombre sigue desafiando a Dios.

Lo sigue hacendo, automática y sistemáticamente.

Buscar el confort material, hoy, es una causa abstracta.

Dejamos la trascedencia de lado.

Total, eso está muy distante....

Que lo tiró !!!!.... si al final lo tenemos en cualquier momento...

Pero, bueno, comenzá un nuevo año confiando en el Señor Dios y nuestra Madre del Cielo, que como una buena "vieja", sigue escuchándonos cada vez que le hablamos... e intercede por nuestras cosas ante su Hijo, a pesar de no merecer sus gracias ( me parece escucharla: " dale, Jeshu, escucha estos hijitos sufrientes....; pero, se lo buscaron !!!!... y bueno, son ignorantes e indefensos, y testarudos....; pero ya les dí millones de muestras !!!!.... dale, Jeshu, dale...." )

ELLA... sigue incercediendo por nosotros,,,

Tené confianza, seguí peleando, tratá de seguir cerca nuestro por este medio, no te apartes de Dios ( a pesar de nuestra situación de separados, vueltos a casar, con Hijitos de una etapa y otra...)

Tené confianza, y orá.

No te canses de hacerlo.

Te abrazo fraternalmente,

Waldo Leer más...

¡¡¡ AHORA: PUERTO RICO !!!


Desde Puerto Rico, Octavio y Noemí nos regalan un breve y hermoso comentario, esperemos que cuando nos lean detenimiento lleguen a la conclusión que nuestro esfuerzo les resulta útil. Con eso ya tendríamos suficiente


Muy interesado de encontrar esta pagina en internet.

LLevamos 19 años casados legalmente.

Cuanto nos gustaría que la iglesia nos aceptara.

Me siento muy bien de haber encontrado este pagina, voy a leerla con detenimiento.

Somos de Puerto Rico.

Octavio y Noemi Leer más...

diciembre 26, 2008

¿ES LICITO TOMAR ANTICONCEPTIVOS?


Algunas dudas de otros pueden ser nuestras también, y hasta de los matrimonios sacramentados, por lo que más allá de gustarnos o no la posición de la Iglesia, esta es la que es y a ella deben subordinarse todos y fundamentalmente aquellos que nos miran con un dejo de superioridad y nos llaman concubinos o adúlteros, por nuestra segunda unión
>


¿Le es lícito tomar anticonceptivos a una mujer para quien un embarazo resultaría riesgoso?

Responde el P. Miguel Ángel Fuentes, I.V.E. (Instituto del Verbo Encarnado)

Pregunta:

Tengo un grupo de jóvenes al que doy algunas charlas de formación.

Me presentaron el siguiente problema de moral: para una mujer que sabe que si queda embarazada puede haber riesgo para ella y/o el hijo, ¿es pecado utilizar métodos anticonceptivos (naturales o antinaturales) con el fin de no poner en riesgo ni a la madre ni al hijo, y seguir manteniendo relaciones para no enfriar el amor conyugal?

Sería de gran ayuda la información que me pueda dar al respecto, desde ya le agradezco, esperando su respuesta.

Respuesta:

1) En las circunstancias en que un embarazo puede representar riesgos para la mujer o para el posible hijo, es lícito hacer aquello que sea bueno o indiferente en sí para evitar dicho riesgo. En cambio no es lícito hacer algo malo en sí, aunque el fin propuesto sea muy bueno; pues dice San Pablo que no se puede decir: Hagamos el mal para que venga el bien (cf. Rom 3,8).

2) Teniendo esto en cuenta hay que decir que es ilícito procurar este buen fin (evitar el riesgo para la salud) con el mal medio de la anticoncepción artificial.

La anticoncepción es mala en sí, pues separa los dos aspectos que son intrínsecos al acto conyugal: el unir a los esposos y al mismo tiempo y volverlos potencialmente fecundos.

Por eso dice el Papa Pablo VI: 'No le es lícito al hombre romper por su propia iniciativa el nexo indisoluble y establecido por Dios, entre el significado de la unidad y el significado de la procreación que se contienen conjuntamente en el acto conyugal' (Humanae vitae, 12).

Por eso el mismo Papa declara ilícita 'toda acción que, o en previsión del acto conyugal, o en su realización, o en el desarrollo de sus consecuencias naturales, se proponga, como fin o como medio, hacer imposible la procreación' (Humanae vitae, 14).

Esto incluye:

a) 'en previsión del acto': la esterilización directa, los anticonceptivos, etc.
b) 'en su realización': los métodos de barrera (preservativos, relación interrumpida, etc.);
c) 'en el desarrollo de sus consecuencias naturales': el aborto quirúrgico, el infanticidio, la contracepción de emergencia, etc.
d) ya 'se proponga como fin': el que quiere la anticoncepción porque no desea nuevos hijos;
e) 'o como medio': el que quiere la anticoncepción como un medio para preservar la salud (éste sería el caso planteado).

3) En cambio es lícito buscar el buen fin (evitar el peligro para la vida) a través del uso honesto de los ritmos naturales.

Dice también Pablo VI: 'Si para espaciar los nacimientos existen serios motivos, derivados de las condiciones físicas o psicológicas de los cónyuges o de circunstancias exteriores, la Iglesia enseña que es lícito tener en cuenta los ritmos naturales inmanentes a las funciones generadoras para usar del matrimonio sólo en los períodos infecundos y así regular la natalidad sin ofender los principios morales' (Humanae vitae, 16).

Estos actos son buenos porque en este caso los esposos se limitan a conocer una disposición natural (es decir, causada por el Creador) que son los ritmos naturales de la mujer, para servirse de ella (cf. HV,16); en este caso los esposos se reconocen 'no árbitros de las fuentes de la vida humana, sino más bien administradores del plan establecido por el Creador' (Humanae vitae, 13).

Hay que tener en cuenta que los métodos naturales no son -como dice la consulta, expresándose incorrectamente- anticonceptivos, sino 'no-conceptivos': no van 'contra la concepción' (ni la impiden ni la destruyen) pues consisten simplemente en abstenerse de los actos sexuales en los períodos que la mujer reconoce como fecundos. Leer más...

FELICIDADES A TI


A tí que te acercaste porque ya nos conocíamos, a tí, que lo hiciste por te volvimos loco con tantos mails, a tí que nos descubriste porque buscabas algo, a tí que llegaste por casualidad y a tí que que estás porque a veces Dios, hace esas travesuras, a todos vosotros un deseo de todo corazón:

FELIZ NAVIDAD

Luego, con el corazón lleno de júbilo, a prepararse para el 1ª Domingo de Mayo,para que nuestro día sea un momento memorable, al menos en nuestros corazones. Leer más...

diciembre 19, 2008

CATOLICOS DIVORCIADOS EN NUEVA UNION: DISCRIMINACION


Cuando escuché hablar por primera vez de discriminación positiva, debo confesar que muy bien no entendí, pero con algún esfuerzo llegué a asumir el concepto, el cual sigo pensando que es una incongruencia.

A pesar de eso elegí el titulo, ya que obviamente al verse en cualquier buscador de Internet, seguramente sería atractivo y si tú llegaste a este blog por eso, por un lado te pido disculpas y por otro te invito a que leas nuestros post, ya que seguramente los adoptarás como tuyos, al menos eso esperamos.

Volviendo al tema del titulo, la discriminación (positiva) de la que hablamos no es otra que la manifestación de agradecimiento a los hermanos americanos que en esta semana nos han visitado y que esperamos que en el fututo nos sigan acompañándonos en este proyecto, que no es otro que difundir la problemática de los divorciados en nueva unión por todo el mundo.

Gracias Argentina, Colombia, Estados Unidos, Canadá, Perú, México, Panamá, República Dominicana, Uruguay, Puerto Rico, Nicaragua, Chile y Venezuela por habernos acompañado desde que insertamos el gadget que nos informa el país de origen de las vistas.

Como además el espíritu navideño nos afloja y enternece el corazón, también agradecemos a los que nos han visitado antes y cuyos testimonios y vivencias nos enorgullecen y nos colman el blog y los mensajes vía mail, hermanos preocupados por el tema también de Paraguay y Costa Rica.

En otra oportunidad nos ocuparemos de nuestros hermanos europeos que nos han visitado, los españoles (los más numerosos) y también de Alemania e Irlanda, sin olvidarnos de Japón y de nuestros amigos que desde Inglaterra han tenido la gentileza no sólo de visitarnos, sino de regalarnos algunas preciosidades que engalanan nuestro blog.

Pero hoy, discriminación positiva de por medio, nuestro agradecimiento a nuestros hermanos americanos y para ellos les dedicamos lo siguiente, con todo nuestro afecto y nuestro sincero deseo que se cumplan sus sueños más genuinos.


Leer más...

NO IMPORTA DE DONDE ERES


Luego de casi 2.000 visitas y de más de 150 posts recien en estos días hemos incluido un gadget que indica desde que país nos visitan, por esa razón seguramente ha de faltar el tuyo, si es que en estos últimos días no te embarcaste.



Eso nos es grave ni mucho menos.

Lo que sí nos sorprende muy gratamente es que nuestro blog tuyo también, obviamente) alguien lo haya visitado en puntos tan distantes como Canadá y Japón, pero así es la magia de Internet.

Si este gadget lo hubiéramos insertado desde el 1º día, hoy tendríamos una idea mucho más clara de los alcances de la problemática, pero las cosas son como son.

Sigamos preparando nuestro corazón para la Navidad, regalándole un llamado o un mail a esa persona que hace algún tiempo que quizás la tengamos olvidada y que quizás esté esperando que simplemente le digamos: Feliz Navidad.

Que pases una hermosa nueva semana de Adviento.


Leer más...

diciembre 18, 2008

CUANDO UN AMIGO SE VA


Ayer recibí el boletín de AICA (Agencia Informativa Católica Argentina) y me enteré que Monseñor Erro (ARG)había fallecido.

Le pasé la noticia a Claudio, y él desde Madrid (ESP)tuvo la buena voluntad de preparar este homenaje, lleno de emoción y agradecimiento para quien fuera un verdadero ejemplo, para todos los que tuvimos la suerte de conocerlo



CARTA TARDIA A UN AMIGO QUE YA NUNCA LA LEERA... O TAL VEZ SI !!!

Entre muchas cosas, la muerte de un ser querido a la distancia suena como un disparador de recuerdos imborrables, un despertador de sentimientos dormidos, un arrepentimiento de despedidas truncadas, un lamento de reencuentros que ya no viviremos.

El 5 de Diciembre de este año, un amigo con cuerpo viejo, mente joven y alma ansiosa de Dios emprendió un viaje de destino seguro: el Paraíso.

Desde hace mucho tiempo, toda su vida, que venía ahorrando para comprar su último billete de ida. Y digo último de ida porque de ida y vuelta compró muchos.

Su trabajo fue mucho, y siempre lo hizo con esa actitud de amor, alegría, sencillez, humildad y servicio propios de aquellos que aman y saben lo que hacen y por qué lo hacen.

Cada alma tocada por su mano, su rezo, su sabiduría lo acercaban más a Dios, le mostraban Su rostro, le alcanzaban Su mano para estrecharla y sus oídos habrán escuchado una y otra vez “… gracias hijo mío por estar aquí, nos volvemos a ver en poco tiempo…”

¡La vida pasa tan de prisa! Mirando atrás aún recuerdo las últimas veces que nos vimos: 1992, 1994, 1998 y 2001, para acercar al Padre por primera vez a cada uno de mis 4 hijos… y siempre con alegría Pepe Erro dijo presente.

Se vistió de fiesta, preparó la mesa, adornó la casa y recibió amorosamente como un padre, a cada uno de los invitados al banquete.

¿Y por qué él? La respuesta es sencilla: pocas veces en la vida conoces a personas que más que vivir la Palabra de Dios parecen ser manifestaciones vivas de su infinito Amor. Pepe fue una de ellas.

Pepe, querido amigo, vaya desde aquí a modo de homenaje, nuestro agradecimiento, amor profundo y recuerdo permanente para ti, para tu obra y para tu saber ser imagen y semejanza de Dios.

La iglesia pierde a un miembro irremplazable, pero es lógico y entendible que Dios quiera, de una vez, tenerte cerca para siempre.

Claudio


Leer más...

REFLEXIONES SOBRE LA INSTRUCCION DIGNITAS PERSONAE


La nueva instrucción Dignitas Personae elaborada por la Congregación para la Doctrina de la Fe y aprobada expresamente por SS Benedicto XVI indudablemente será motivo de comentarios de todo tipo, por la importancia y trascendencia del tema que trata.

Si bien no nos corresponde evaluar su contenido debido a nuestro escaso nivel intelectual y teológico y la carencia de argumentación científica que pudiera justificar o denostar el tema de la fecundación asistida, no es menos cierto que de su lectura surgen elementos que nos mueven a reflexionar.



Es de suponer que quienes acuden a estos métodos lo hacen impulsados por la necesidad y no por snobismo, y la posibilidad de desarrollarse como padres, cumpliendo el mandato de “creced y multiplicaos” cuesta entender que sea incompatible con la solución científica, cuando esta es una posibilidad para dar solución a problemas de infertilidad.

Se dice que:

El origen de la vida humana… tiene su auténtico contexto en el matrimonio y la familia, donde es generada por medio de un acto que expresa el amor recíproco entre el hombre y la mujer.

Es irrebatible este concepto, aunque podría matizarse para hacerlo un poco más abarcativo y siendo tal cual se lo plantea:

¿Qué pasa con quienes dentro del matrimonio no cumplen con la castidad conyugal?

Cuando los actos propios de los esposos, como muestra del amor recíproco no tienen el objetivo de la procreación, ya sea por cuestiones de determinación o por la utilización de cualquier medio que atente contra la fecundación, estaremos en la otra cara de la moneda del tema que estamos tratando.

Con lo cual, si quienes utilicen o simplemente piensen en métodos no naturales para concebir, o métodos no naturales para no concebir quizás estén inmersos en situaciones similares a la de los católicos divorciados en nueva unión, cuya imposibilidad de acceder a la comunión (por citar sólo un ejemplo) es motivo de inquietud entre quienes viven todas estas problemáticas.

La instrucción Dignitas Personae no es motivo de debate, pero indudablemente será motivo de más de una apreciación.


COMENTARIO

En el siguiente sitio, puede verse la instrucción Dignitas Personae completa

www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_20081208_dignitas-personae_sp.html Leer más...

diciembre 16, 2008

POR DARNOS A CONOCER: MUCHAS GRACIAS


Como respuesta a nuestra reciente comunicación, desde un Blog (www.mosquiticamell.blogspot.com) han tenido la amabilidad de incluirnos en su lista de blogs y además publicar un post referido a nosotros, sobre el cual hemos realizado algunas puntualizaciones.


Estimada Mercé:

Gracias al muy oportuno traductor que tienes en tu blog, he podido leer tu post, en caso contrario me hubiera resultado prácticamente imposible, a pesar de mi paso por infructuoso por el mallorquín y el valenciano.

Es muy importante para nosotros que está problemática se difunda, ya que habitualmente el tratamiento que le dan los medios es de tipo netamente reivindicativo y simplemente con noticias de negación de acceso a la Comunión, cuando en realidad la situación trasciende estás simplificaciones.

Aprovechando tu gentil difusión y esfuerzo porque nuestra situación se conozca, al menos entre quienes siguen tu blog, creo oportuno realizar algunas puntualizaciones, que si bien no afectan al fondo de tu nota, nunca está de más dejar todo lo más claro posible.

Tu dices que este La Barca está hecho desde Argentina, mientras que la realidad es que este Blog, es un esfuerzo de divorciados en nueva unión de Argentina, de España y de varios países americanos, en forma simultánea y sin mayor aspiración que la de difundir en todos los lugares que sea posible, que esta problemática es tan universal como el género humano, ya que situaciones de este tenor se dan efectivamente en el todo el mundo.

Nos emociona tu comentario cuando dices que te “…parece una muy buena iniciativa, también porque se hace con tranquilidad y sin insultar a nadie.”, ya que es esa exactamente nuestra intención, expresarnos sin agredir a nadie, ni a los imponen o ejecutan las normas y obviamente sin ofender ni descalificar a quienes piensan distinto, ya que nos asumimos como pecadores y no nos creemos, ni por casualidad, que seamos dueños absolutos de ninguna verdad.

Continuando con el análisis, te comento que quienes viven en esta situación en ningún caso son excomulgados ni muchos menos, simplemente tienen prohibido acceder a determinados sacramentos, no sólo la Comunión, al menos mientras la situación de unión se mantenga o llegado el caso no viva la misma sin realizar actos propios de la vida marital.

Tu defines la posibilidad de solicitar la anulación del matrimonio como un divorcio encubierto y sobre esto es preciso aclarar dos cosas, la primera que de lo se trata es solicitar la Nulidad Matrimonial y no la anulación, que son cosas distintas, en el caso de la Nulidad lo que se intenta probar es si al momento del casamiento, se daban determinadas circunstancias que podrían haber generado que el Sacramento no se hubiera materializado, la anulación por el contrario tiene otros efectos y se da a partir de algo que sí ha existido.

Este proceso nada tiene que ver con el divorcio cuyos efectos son civiles y a muy grandes rasgos lo que hacen es disolver el vínculo a partir de la sentencia.

Las matizaciones precedentes no pretender generar ninguna polémica ni mucho menos, simplemente buscan aportar un mínimo haz de luz, sobre un tema si bien afecta a un sector muy importante de la sociedad, la realidad parece mostrar que involucra a muchísimas menos personas, ya que la mayoría, quizás, sólo se han casado por Iglesia por motivos extra confesionales, otros pasan del tema y algunos otros se han dado por vencidos de esperar cambios.

Con algo de conocimiento y muchísimos respeto por todos, desde La Barca continuamos, simplemente hasta que Dios quiera.



COMENTARIO:

Para ver el post original clikear www.mosquitcamell.blogspot.com.


A continuación, la traducción del texto:

A través de un comentario puesto en un post de l'Agulla sobre el reciente libro del cardenal Martini he conocido este blog, La Barca, hecho desde Argentina, hecho y pensado para personas separadas, divorciadas y de nuevo haciendo vida de pareja, que se sienten rechazadas por la Iglesia.

Promueven que el primer domingo de Mayo del 2009 sea proclamó el Día Internacional de los católicos divorciados en nueva unión.

Me parece una muy buena iniciativa, también porque se hace con tranquila dad y sin insultar a nadie. De hecho no puedo entender como es que las autoridades eclesiásticas tratan este tema de los divorciados y vueltos a casar como un gran problema.

No deja de resultar curioso que sea de las pocas cosas en que la práctica se puede excomulgó la gente y por una cuestión casi burocrática.

Porque si la gente se estima o no, si actúa con ligereza o no, nadie lo puede saber.

De la misma manera como los que proponen estas medidas no saben por qué motivo la gente se había divorciado o había sido abandonada ... Se sabe si se han casado o no por la Iglesia. Y bastante.

A veces se invoca la posibilidad de pedir la anulación del matrimonio, pero eso no deja de ser un proceso de divorcio encubierto.

Y siempre es un coste burocrático y emocional (y quizás económico) añadido a las parejas. Hay afeixugar la gente con esto, si además debe pasar por el proceso civil?

Se invoca no dar la comunión a los divorciados porque es una medida fácil.

No tiene importancia en cambio, si mienten, si explotar el vecino, si maltractes la mujer, si le haces el salto, si te haces de oro vendiendo armas, o si, como Pinochet, torturas medio país.

Todos conocemos personas de provadíssima integridad, compromiso, fe, que han vivido procesos de separación y de divorcio, y no siempre por propia iniciativa.

¿Por qué deben quedar bandejats de la Iglesia si tienen la oportunidad de volverse a casar?

En cambio, cuando hay poder de por medio, y quedaría fatal una reprovació pública por parte de la Iglesia, se opta por, por ejemplo, facilitar una repentina "conversión" mediante cursillos matrimoniales de la mujer del príncipe, o para felicitar públicamente y expresar los mejores deseos para la pareja en el caso de la Bruni y Sarkozy, como he oído decir a algún obispo.

Suerte que en las parroquias, los movimientos ya la vida normal, ganan la acogida y el sentido común.

Mercè Solé Leer más...

diciembre 15, 2008

TE NECESITAMOS


En las últimas 48 horas hemos recibido visitas desde 12 países diferentes (ver listado en el margen derecho del blog) y eso nos llena de alegría, pero para que nuestra dicha esté completa sólo nos faltan vuestras ideas, comentarios, testimonios, dudas, en una palabra Vivencias.


Este Blog es realmente abierto, las opiniones son muy bienvenidas, los proyectos tenidos en cuenta.

Te invito a no desperdiciar esta oportunidad tan poco habitual.

Si recorres la red verás que en muchos casos no se pueden dejar comentarios, que en otros hay que registrarse y que en otros es casi imposible encontrar una dirección donde poder expresarse.

Aquí es distinto por una sola causa, porque La Barca fue concebida para que sea fundamentalmente tuya. No dejes pasar la oportunidad.

Si todavía no enteraste o te olvidaste, te recordamos que: el 1º domingo de mayo de 2.009 celebraremos el Día Internacional de los Católicos Divorciados en Nueva Unión, nuestro día, tu día, y ahí estaremos Todos, unidos en una oración.

Esperamos tus comentarios, muchos nos enriqueceremos, no lo dudes. Leer más...

diciembre 14, 2008

LA NAVIDAD ES DE TODOS


Esta información nos la envía Gustavo Daniel D´Apice - Profesor de Teología - Pontificia Universidad Católica (ARG) y con su consentimiento la insertamos en el blog, aceptando su corrección fraterna cuando yo le decía que la navidad era nuestra también, él con su sabiduría me corregió: la Navidad es de todos

Los Eventos “Dialogando”, a cargo del Prof. Gustavo Daniel D´Apice, realizaron su primera jornada bajo el Tema “Preparando la Navidad”.

Fue un Curso-Taller destinado a docentes, estudiantes y público en general, con Resolución Ministerial y auspicio de la Subsecretaría de Cultura, en una de las aulas de las Hermanas Salesias, entre las calles Santa Fe y Tucumán de la ciudad de San Juan.

El Temario fueron los Signos de la Navidad, como el árbol, las luces, el pesebre, la Corona de Adviento, Santa Claus, los Reyes Magos.

En la simbología cristiana navideña, la corona de adviento prepara a celebrar la Navidad en cuatro semanas.

Su forma circular remite a la eternidad de Dios, que no tiene principio ni fin. Su follaje verde hace referencia a la vida, y los listones rojos, al amor de Dios derramado en nuestros corazones. Las luces que se van encendiendo progresivamente hacen alusión a la Luz de Cristo, Luz del mundo según sus Palabras.

El árbol completa esta simbología con su follaje siempre verde, remitiendo al árbol de la Cruz que por la Resurrección siempre está dando frutos.

Los regalos del árbol significan el compartir entre nosotros el Gran Regalo del Padre Dios, que es su Hijo Jesús regalado al mundo para salvarlo.

Lo principal es el amor de la entrega generosa, oblativa y alegre de cada uno. Los adornos manifiestan nuestra alegría ante el Enviado de Dios, y las luces completan el sentido de la Luz de la corona de Adviento, y señalan la Luz permanente del Cirio de Pascua en que Jesús está Resucitado y dando sentido a las cosas para siempre como Camino, Verdad y Vida de todo.

El pesebre hace que nos metamos entre los personajes que adoran a Jesús y nos centran más en el misterio que contemplamos.

Santa Claus, el Obispo San Nicolás de Bari, celebrado el 6 de diciembre, en pleno tiempo de la espera de Navidad, nos enseña el compartir: su bolsa con la cual entregaba dones a los necesitados, y la luz del Evangelio que debía predicar en su otra mano.

Recordemos que su vestidura roja de Obispo es anterior a cualquier comercial, asimismo como su gorro propio de los Obispos de su tiempo en las regiones frías.

Todo esto nos enseña también a nosotros a tener siempre vida que dar, luz con la que alumbrar, amor con el cual compartir, y sentido para brindar a los demás la significación profunda de las cosas.

Una última referencia a los Magos venidos de Oriente. En los signos naturales de la Estrella había leído un mensaje, como buenos escrutadores de los astros según su cultura milenaria, que el Gran Rey del Tiempo Final debía nacer en Palestina.

Una lumbre mayor los esclarece, y caminan casi dos años hasta encontrarse con Jesús y ofrecerle sus dones: oro como Rey del universo, incienso como a Dios inmortal, y mirra como a hombre mortal, ya que con ella se ungían los cuerpos para la sepultura con que Jesús redimiría para resucitar al tercer día.

Y habiéndose encontrado con Jesús, vuelven a su tierra por otro camino: Nadie que se encuentra con Jesús puede seguir por la misma senda. El encuentro con Él transforma, solidariza, llena de alegría y cambia la vida.

Eso significa lo narrado por el evangelista Mateo en su capítulo 2.

El encuentro duró de 8:30 a 12:30 y de 17:30 a 20:30.

Volverá a realizarse el sábado 21 de marzo. Esta vez con el Tema: “Preparando la Pascua”, una mirada contemplativa desde la filosofía, la estética, la pedagogía y la espiritualidad.

Como el anterior, tendrá Resolución Ministerial y está dedicado a docentes, estudiantes y público en general.



COMENTARIO.


Las consultas son al teléfono 428-4544.

http://es.catholic.net/gustavodaniel
http://gustavodaniel.autorcatolico.org
http://sfn.org.ar/dialogando
http://es.netlog.com/dialogando/blog Leer más...

10, 9, 8, 7, 6, 5.


CINCO, esos son los meses que faltan para que celebremos el día Internacional de los Católicos Divorciados en Nueva Unión.

Como cada uno pueda, sin horarios, sin ropa de gala, con un corazón dispuesto a recibir a Dios a pesar de nuestros errores, de nuestras frustaciones, con nuestras alegrías, con nuestros sueños, con nuestras ilusiones, así simplemente como somos.

Sería sensacional que muchos se enteraran y eso simplemente depende de ti, por eso en ti confiamos, lo único que pedimos es que se lo cuentes a una familia que sepas que vive esta situacióncon el pedido expreso, que se lo cuenten a otro, y así construir una cadena, que nos una a muchos en un sentimiento común.

El 1º domingo de mayo, es EL día, es NUESTRO día, es TU día.

Que pases una hermosa 2º semana de Adviento. Leer más...

diciembre 13, 2008

¿ SERÁ CIERTO?


Esta noticia está en Internet, pueden consultar en www.vistingargentina.com y menciona algo sorprendente, la bendición de separados en nueva unión.

Si alguien lo puede confirmar será de agradecer

Blog Turismo Argentina / Se inicia la Fiesta de la Coronación de la Virgen de Itatí
Se inicia la Fiesta de la Coronación de la Virgen de Itatí
Con una “Maratón de la Fe”, que se realizará el viernes 27 de junio a las 8 desde la iglesia de la Cruz de los Milagros hasta la basílica de Nuestra Señora de Itatí, se iniciarán los festejos en honor de la Virgen con motivo de la Fiesta de la Coronación de la Virgen de Itatí en Corrientes, que este año llevará por lema: “Discípulos y misioneros con María de Itatí”.



Las actividades continuarán con una novena preparatoria del 30 de junio al 8 de julio, en la que diariamente habrá rezo de Laudes a las 7.30, adoración al Santísimo a las 15.30 y misas a las 8.30, 10 y 19, esta última con la prédica de la novena a cargo del padre Roberto Simionato FDP, rector emérito de la basílica.

El primer día se rezará por los difuntos. A las 8.30 se realizará una bicicleteada al Atajo, donde habrá una celebración mariana. Según aica.org a las 20 se ofrecerá un responso cantado en la basílica. El resto del programa de plegarias es el siguiente:

1º de julio: Por los trabajadores. Por la mañana se realizará la bendición de los comercios.

2 de julio: Por los docentes. A las 20 se realizará un homenaje a los docentes de las escuelas que cumplen aniversarios de cristal, de porcelana, de plata y de oro.

3 de julio: Por los empleados públicos y las fuerzas de seguridad. A las 20.30 habrá torneos en el salón parroquial (truco, metegol, billar, ping pong, ajedrez).

4 de julio: Por los enfermos y ancianos. A las 19.30 se impartirá la bendición con el Santísimo Sacramento.

5 de julio: Por los niños y los trabajadores rurales. A las 15 comenzará una Jornada de los Niños con actividades recreativas. Las madres ofrecerán a la Virgen una flor blanca por cada hijo.

Domingo 6 de julio: Por las familias. Habrá misas a las 6.30, 8, 9.30, 11, 17 y 19. A las 10.30 actuará el Coro de San Ignacio de Moxos (Bolivia). Ese día habrá renovación de las promesas matrimoniales y bendición de separados en nueva unión.

7 de julio: Por los estudiantes. Durante el día la imagen de la Virgen visitará las instituciones educativas; y será, además, la final de los campeonatos deportivos.

8 de julio. El último día de la novena se rezará por los artistas y los comunicadores. A las 21 comenzará un Festival del Zapateo y Zarandeo y se elegirán a los paisanos que luego serán abanderados en la Fiesta de la Coronación.

Lo invitamos a visitar esta maravillosa provincia y hospedarse en uno de los muchos hoteles en Corrientes.

Compártelo! Leer más...

PARA QUE TODOS SE ENTEREN


Si los medios de difusión no nos censuran, incluyendo webs, blogs, gráficos, radiofónicos y televisivos, esta información deberías haberla visto o escuchado, por las dudas quizás también la hayas recibido o lo que sería aún más gratificante, es que alguién te lo hubiera contado

La Barca (http://labarcaglobal.blogspot.com/) blog hecho por y para Separados / Divorciados en Nueva Unión de todo el mundo, está tan alejado de cualquier concepción ultra conservadora como de aquellas tendencias contestatarias, que sin fundamentos cuestionan el magisterio de la Iglesia.

Pretendemos ser un espacio abierto de reflexión, información y comunicación de la problemática en todos sus aspectos, sin caer ni en la negación de la realidad ni pretender cambiarla de un modo irracional o antojadizo.

En nuestros posts no cabe la descalificación y mucho menos la obsecuencia y tampoco tenemos ningún inconveniente en tratar cualquier tema relacionado con nuestra situación, ya que para nosotros ningún tema es tabú.

Con la misma firmeza y convicción que rechazamos campañas que ofenden nuestra fe hemos fijado posición ante las definiciones del Cardenal Martini en se libro Coloquios Nocturnos en Jerusalén, ya que no nos sentimos dueños absolutos de ninguna verdad como tampoco creemos que la Verdad Absoluta sea patrimonio de nadie.

Propiciamos la celebración del Día Internacional de los Católicos Divorciados en Nueva Unión, el 1ª Domingo de Mayo de 2.009, con tanta convicción que no ofendemos a nadie como seguimos formando parte de la Iglesia por el Bautismo.

La Barca es de todos los que asumiéndose pecadores, creen en la misericordia infinita de Nuestro Señor.

No dejes de visitarnos y si te sientes identificado, DIFUNDELO.


COMENTARIO:

Este post, en forma de Solictud de Difusión, lo acaban de recibir en todo el mundo gracias a la magia de Internet. Leer más...

EL TEMA VIENE DE LEJOS


Paseando por Internet, encontré está nota publicada por el diario Clarin, de Argentina, que aunque tiene más de 10 años, nunca pierde vigencia.

Sábado | 29.11.1997
Clarín.com » Edición Sábado 29.11.1997 » Sociedad » Discuten si pueden comulgar los divorciados vueltos a casar.

SINODO DE OBISPOS DE AMERICA: POLEMICA EN EL VATICANO

Discuten si pueden comulgar los divorciados vueltos a casar.

Un obispo ecuatoriano y un funcionario de la Santa Sede polemizaron frente al papa Juan Pablo II sobre la eucaristía a los fieles que se casan más de una vez.
Hubo críticas a las enseñanzas en materia familiar.


SERGIO RUBIN
(Ciudad del Vaticano. Enviado especial).- Frente al propio papa Juan Pablo II, un obispo ecuatoriano y un alto funcionario del Vaticano discreparon en sus exposiciones ante el Sínodo de Obispos de América acerca de la polémica negativa de la Iglesia a dar la comunión a los católicos divorciados vueltos a casar.

Mientras el obispo ecuatoriano Néstor Herrera Heredia sorprendió al auditorio al pedir que en ciertos casos se pueda dar la eucaristía a los creyentes separados en nueva unión, el proprefecto de la Congregación para la Disciplina de los Sacramento, monseñor Jorge Medina Estévez, manifestó que sería totalmente incoherente hacerlo.

La Iglesia considera a los fieles separados en nueva unión como miembros que no sólo pueden sino que también deben participar de su quehacer religioso.

Pero les niega la confesión y la eucaristía, por considerar que el matrimonio es indisoluble y, por lo tanto, las nuevas parejas están en concubinato y pecan de adulterio.


Recomendaciones

El Sínodo de Obispos de América, que está finalizando la primera de sus cuatro semanas de deliberaciones, congrega a unos cincuenta cardenales y a más de doscientos obispos del continente, que están presididos por el papa Juan Pablo II.

Se trata de una asamblea que es convocada cada dos o tres años para tratar un tema o la problemática de una región con el propósito de asistir al Papa en el gobierno de la Iglesia Católica.

Sus conclusiones desembocan en un documento con recomendaciones, previamente convalidadas por el Pontífice.

Teniendo en cuenta el creciente número de personas que en América viven esta situación, quiero pedir al Sínodo que faculte a las Conferencias Episcopales para que establezcan normas adecuadas, según la realidad de cada país, a fin de que puedan recibir la eucaristía, dijo el obispo ecuatoriano Herrera Heredia.

Y señaló en ese sentido que esa eventual decisión debería inscribirse en una actitud de recepción fraterna de muchos católicos que oyen misa, educan cristianamente a sus hijos, hacen obras de caridad y participan en la liturgia y la catequesis.

En una sesión posterior, el funcionario del Vaticano Medina Estévez consideró incoherente pretender participar en la comunión eucarística mientras la vida concreta expresa un rechazo de la ley de Dios, lo que es claro en las situaciones de concubinato o adulterio, aunque no sólo en ellas.


Arzobispo crítico:

El arzobispo canadiense Francis Spence criticó en su intervención el modo en que la Iglesia presenta sus enseñanzas en materia familiar.

Lo hizo al describir el esfuerzo que la mayoría de las familias deben hacer para compaginar sus vivencias mundanas con las enseñanzas de la Iglesia Católica.La mayoría de nuestras familias son conscientes del profundo significado de su tarea, pero encuentran dificultades en relacionar la perspectiva cristiana del matrimonio y la familia con la realidad cotidiana de sus vidas, dijo.

Añadió que el lenguaje abstracto utilizado por la Iglesia constituye una barrera, y señaló que una insistencia exclusiva en la dimensión ideal (del matrimonio y la familia) puede producir un desaliento y un sentimiento de exclusión.


Malestar

La polémica por la negativa de la Iglesia a dar la comunión a los divorciados vueltos a casar creció en las últimas décadas al compás del aumento de los casos de católicos separados en nueva unión.

No pocos de los creyentes en esta situación que frecuentan los templos no comprenden por qué no pueden recibir la eucaristía, y expresan su malestar y disconformidad ante sus representantes inmediatos en la Iglesia Católica. Leer más...

diciembre 12, 2008

Leer más...

NO SOMOS NADA ESO


Buscando en la red, hemos visto algunos blogs que tratan el tema de los divorciados en nueva unión, que en forma abierta o encubierta se definen y materializan su pensamiento de modo que leyendo entrelíneas, se puede llegar a entender el porque de sus definiciones y obviamente de sus posiciones.

Nuestro caso pretende ser distinto, ni mejor ni peor, simplemente distinto y con eso ya tenemos bastante.


No somos ultraconservadores ni reaccionarios.
No somos infantilmente contestatarios ni indomablemente rebeldes.
No somos hipÓcriticas, entendiéndose por tal los que escriben una cosa, dicen otra y hacen una distinta.
No somos la expresión propagandística de ningún movimiento.
No somos de los que propugnan el convencimiento de conciencia en vez del sometimiento al fuero externo (Tribunales eclesiásticos)
No somos de los que escriben libros con recetas magistrales.
No somos adelantadores de indicadores de visitas al blog.
No somos libres interpretadores de ninguna Exhortación Apostólica (encíclicas)
No somos nada de eso.
No somos complacientes, esperando premios ni menciones.

Y todo esto ¿porque?

Quizás porque nos alcanza con ser auténticos.
Quizás porque nos alcanza con asumirnos pecadores, pero en la búsqueda de brindar un buen testimonio de vida.
Quizás porque nos alcanza con ser asumir nuestra problemática.
Quizás porque nos alcanza con aceptar a cada uno con sus alegrías, sus tristezas, sus frustraciones, sus reivindicaciones, sus testimonios, sus ideas, sus sueños.
Quizás porque nos alcanza con la comunión espiritual y no necesitamos nada más, ni siquiera a escondidas ni donde no nos conozcan.
Quizás porque nos alcanza con confiar en la inconmensurable Misericordia y no necesitamos publicitarnos como los salvadores de la cristiandad.
Quizás porque nos han discriminado tanto, que hemos aprendido que no es necesario ser iguales para poder formar parte de un todo.
Quizás porque no tenemos 20 hijos, pero no nos rasgamos las vestiduras ante quienes tampoco lo tienen, aunque lo escuchemos regocijarse con la vigencia de algunas encíclicas.
Quizás porque así llegamos a ti, aunque nunca conseguiremos un nombramiento de ningún Obispo.
Quizás porque no nos interesa ni nos quita el sueño no sentarnos en ninguna primera fila.
Quizas porque nos resulta más importante publicar y difundir tus dudas y tus quejas, que tus felicitaciones.
Quizas porque no renunciamos a pensar, opinar, disentir y aprobar lo que se nos ocurra, sin temor al que dirán.
Quizas porque usamos este medio para decir con resperto lo que pensamos, aunque pueda ser pueda no sonar como música angelical a todos los oídos.
Quizas porque somos malos negociantes, no pedimos nada a cambio de darte nuestra vida y nuestro sueños, como cantaba Charly.
Quizás porque no somos nada eso, es que TU: nos estás visitando.

Leer más...

diciembre 11, 2008

DIVORCIOS EN ARGENTINA


Argentina es un país con un porcentaje de católicos que supera holgadamente el 90% de la población, con lo cual sin ser demasiado precisos, podemos suponer que también el 90% de los que se divorcian son católicos y éste no es un fenómeno aislado, sucede en otros paises también.

De los que en el futuro formen una nueva familia, ¿a cuántos le importará realmente nuestra problemática?



Buenos Aires, 8 dic (EFE).- Uno de cada tres matrimonios argentinos se divorcia y el 60 por ciento de las rupturas de pareja es impulsada por las mujeres, destacó un estudio publicado hoy por la prensa de Buenos Aires

El informe, difundido por el diario Crítica, fue elaborado por María Virginia Bertoldi de Fourcade, jueza del fuero de familia de la provincia de Córdoba (centro)

Según el estudio, que relevó 5.500 casos, el 43,7 por ciento de los que se divorcian tiene entre 36 y 50 años y el 90 por ciento de las rupturas matrimoniales se hace por presentación conjunta de la pareja

Sobre las causas del divorcio, el 43 por ciento acusa a su cónyuge por injurias graves, el 36 por ciento por abandono de hogar y el 13 por ciento por adulterio

Esta "radiografía" muestra además que en el 93 por ciento de los casos la tenencia de los hijos queda para la madre y que 12 años es el promedio nacional de duración de los matrimonios. EFE cw/jrh Leer más...

ALGO MAS QUE UN SIMPLE LIBRO


Este post es una introducción para los tres que siguen, de ser posible deberían leerse como una unidad, ya que si no sería difícil entender de qué se habla.

Vamos por partes:

Recientemente apareció un libro (que lo hemos comentado) llamado Coloquios Nocturnos en Jerusalén del Cardenal Carlo Martini publicado por la editorial San Pablo, en numerosos países.

En este libro, el Cardenal Marini plantea una serie de cuestiones referidas a sus ideas de cambios, que incluye la problemática de los divorciados en nueva unión y su acceso a la comunión, entre muchos otros temas, que han generado una cobertura en los medios muy desarrollada.

Luego de haber repasado Google, Terra y Yahoo, y haber leído muchísimos de los comentarios que aparecen en Internet, es verificable que ha recibido un tratamiento más que positivo en la inmensa mayoría de los casos.

Son muy escasos los comentarios adversos y uno de los que aparece publicado corresponde a las declaraciones del Arzobispo de La Plata (ARG) efectuadas en un programa de televisión.

En ese programa hace una defensa muy fundada sobre la Exhortación Apostólica Humanae Vitae, con un punto de vista distinto que el plantea el Cardenal Martini.

¿Por qué nosotros le damos tanta trascendencia al tema?

Porque creemos realmente que la tiene, ya que muchas cosas de las que se plantean, muy posiblemente algunas las compartamos y porque nunca está de más participar en el diseño de la historia y este tema puede llegar a hacerla.

En los posts siguiente se incluyen:

xxx) Declaraciones de Monseñor Aguer.
xxx) Exhortación Apostólica Humanae Vitae
xxx) Nuestras opiniones. Leer más...

OPINIONES DE MONSEÑOR AGUER SOBRE COLOQUIOS NOCTURNOS EN JERUSALEN


Luego de revisar los buscadores Google, Terra y Yahoo, en sus versiones integrales de la red, encontré muy pocas opiniones desfavorables al libro Coloquios Nocturnos en Jerusalén y creo oportuno compartirla, la fuente es AICA (Agencia Informativa Católica Argentina) y las recoge declaraciones de Monseñor Aguer en un programa de televisión


DEFENSA DE LA “HUMANAE VITAE”

Alocución televisiva de monseñor Héctor Aguer, arzobispo de La Plata en el programa “Claves para un mundo mejor”
(Sábado 29 de noviembre de 2008)

Recientemente se ha publicado un libro del Cardenal Carlo María Martini titulado “Coloquios nocturnos en Jerusalén”.

El título podría interpretarse en este sentido: en esa obra el ilustre Cardenal emite algunas opiniones muy poco claras, más bien obscuras, nocturnas.

Opina, poniendo en duda verdades y prácticas sostenidas permanentemente por la Iglesia, tales como el celibato de los sacerdotes, la ordenación sacerdotal reservada a los varones, la inmoralidad de las relaciones homosexuales.

Pero donde el Cardenal es muy claro es en su crítica, una crítica muy severa, a Paulo VI y a la Encíclica “Humanae Vitae”, de cuya publicación se ha cumplido este año el cuadragésimo aniversario.

Llega a decir cosas muy serias, como que esta Encíclica ha producido un grave daño con la prohibición de la contracepción artificial que allí se establece, lo cual habría determinado que muchas personas se hayan alejado de la Iglesia y la Iglesia de las personas.

Más aún: el Cardenal Martini parece imputarle a Paulo VI haber ocultado la verdad, como que el Papa, en realidad, no estaba convencido de lo que afirmaba en su encíclica, pero lo hizo igual.

Las críticas continúan, porque enfocan también a Juan Pablo II que “siguió el camino de una rigurosa aplicación” -dice el Cardenal Martini- de las prohibiciones de la Encíclica con el propósito de mantener las afirmaciones que había hecho Paulo VI en un plano absolutamente indudable.

El antiguo arzobispo de Milán propone que la Iglesia corrija el error cometido.

Dice textualmente: “Probablemente el Papa no retirará la Encíclica. Pero puede escribir una nueva e ir en ella más lejos.. Estoy firmemente convencido de que la conducción de la Iglesia pueda mostrar un camino mejor del que logró mostrar la “Humanae Vitae”. La Iglesia recuperará con ello credibilidad y competencia.

Es un signo de grandeza y de seguridad en sí mismo que alguien pueda admitir sus faltas y la estrechez de su visión de antaño”.


Llama mucho la atención que un Cardenal, un hombre tan inteligente, tan destacado, como es el Cardenal Carlo María Martini se haga eco y haga suyas las críticas que dirige y ha dirigido a la Iglesia, durante décadas, la cultura secularizada y aquellos sectores intraeclesiales que se han manifestado en una postura de disenso contra el magisterio eclesial.

En realidad la doctrina de la “Humanae Vitae” sigue una tradición constante que arranca en los Santos Padres.

Los Padres de la Iglesia han condenado como inmoral la anticoncepción y cuando las técnicas modernas presentaron nuevos caminos para frustrar la fecundidad del acto conyugal, desde principios del siglo XIX, el magisterio eclesial ha sido constante en señalar la negación de la apertura a la vida como un acto intrínsecamente malo.

Podemos mencionar, entre otros documentos, la Encíclica “Casti Connubii” del Papa Pío XI, los numerosos discursos de Pío XII, lo que dice el Concilio Vaticano II en la Constitución “Gaudium et Spes”, las intervenciones de Juan XXIII, la misma “Humanae Vitae” y muchos discursos de Paulo VI y toda la enseñanza de Juan Pablo II, especialmente su teología del cuerpo y de la sexualidad.

En la Encíclica “Humanae Vitae” se afirma algo fundamental, que tiene que ver con el sentido del amor conyugal: el carácter inseparable del doble significado del acto de los esposos, el significado unitivo y el procreativo.

Se trata de una verdad natural, pero además en ella se juega algo fundamental para la vida cristiana de aquellos fieles de la Iglesia que están llamados al matrimonio.

Además, Benedicto XVI ha ratificado expresamente la doctrina de la “Humanae Vitae” y lo ha hecho en varias oportunidades este año.

Quiero citar un discurso del 10 de mayo donde el Santo Padre dice: “40 años después de su publicación esa doctrina no sólo sigue manifestando su verdad, también revela la clarividencia con la que se afrontó el problema”.

Benedicto XVI recuerda también que el texto de la “Humanae Vitae” ha sido muchas veces mal entendido, y aún tergiversado. También señala: “Lo que era verdad ayer sigue siéndolo igualmente hoy. La verdad expresada en la “Humanae Vitae” no cambia, más aún, precisamente a la luz de los nuevos descubrimientos científicos su doctrina se hace más actual e impulsa a reflexionar sobre el valor intrínseco que posee”.

Se refiere el Papa precisamente, al significado verdadero del amor conyugal”.

Las desafortunadas opiniones que vierte el Cardenal Martini en su libro, probablemente han obtenido la adhesión de algunos grupos, de algunos sectores de gente que piensa que son planteos inteligentes y a los cuales habría que hacer caso.

De hecho, entre nosotros han sido difundidas con beneplácito por medios de comunicación que habitualmente descalifican la enseñanza tradicional de la Iglesia.

Pero, además, me temo que para la mayoría de los fieles hayan resultado escandalosas.

Dicho esto con el respeto debido al ilustre Cardenal.

Ahora bien: nosotros, si nos dejamos llevar por el instinto de la fe, nuestro sano instinto católico, sabemos muy bien a lo que tenemos que adherir.

Tenemos que adherir a la doctrina constante de la Iglesia y a la enseñanza de Benedicto XVI que es el Pastor que actualmente, a todos, nos guía.

A esa enseñanza debe adherir, tanto el más humilde de los fieles como el más publicitado de los cardenales.

Mons. Héctor Aguer, arzobispo de La Plata Leer más...

HUMANAE VITAE - 40 AÑOS DE VIGENCIA


Se cumplen 40 años de la encíclica y hoy su contenido no sólo que sigue vigente sino que, con bríos renovados es motivo de actuales referencias.

Ya sé que s largo para un post, pero no está de más releerla, para sí entender que es lo que cuestiona el Cardenal Martini y que es lo que defiende el Arzobispo Aguer.

CARTA ENCÍCLICA
HUMANAE VITAE
DE S. S. PABLO VI
A LOS VENERABLES HERMANOS LOS PATRIARCAS,
ARZOBISPOS, OBISPOS Y DEMÁS ORDINARIOS DE LUGAR
EN PAZ Y COMUNIÓN CON LA SEDE APOSTÓLICA,
AL CLERO Y A LOS FIELES DEL ORBE CATÓLICO
Y A TODOS LOS HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD,
SOBRE LA REGULACIÓN DE LA NATALIDAD




Venerables hermanos y amados hijos, salud y bendición apostólica.

La transmisión de la vida

1. El gravísimo deber de transmitir la vida humana ha sido siempre para los esposos,
colaboradores libres y responsables de Dios Creador, fuente de grandes alegrías aunque algunas
veces acompañadas de no pocas dificultades y angustias.

En todos los tiempos ha planteado el cumplimiento de este deber serios problemas en la
conciencia de los cónyuges, pero con la actual transformación de la sociedad se han verificado
unos cambios tales que han hecho surgir nuevas cuestiones que la Iglesia no podía ignorar por
tratarse de una materia relacionada tan de cerca con la vida y la felicidad de los hombres.


I. Nuevos aspectos del problema y competencia del magisterio


Nuevo enfoque del problema

2. Los cambios que se han producido son, en efecto, notables y de diversa índole. Se trata, ante
todo, del rápido desarrollo demográfico. Muchos manifiestan el temor de que la población
mundial aumente más rápidamente que las reservas de que dispone, con creciente angustia para
tantas familias y pueblos en vía de desarrollo, siendo grande la tentación de las autoridades de
oponer a este peligro medidas radicales. Además, las condiciones de trabajo y de vivienda y
las múltiples exigencias que van aumentando en el campo económico y en el de la educación,
con frecuencia hacen hoy difícil el mantenimiento adecuado de un número elevado de hijos.

Se asiste también a un cambio, tanto en el modo de considerar la personalidad de la mujer y su
puesto en la sociedad, como en el valor que hay que atribuir al amor conyugal dentro del
matrimonio y en el aprecio que se debe dar al significado de los actos conyugales en relación
con este amor.

Finalmente, y sobre todo, el hombre ha llevado a cabo progresos estupendos en el dominio y en
la organización racional de las fuerzas de la naturaleza, de modo que tiende a extender ese
dominio a su mismo ser global: al cuerpo, a la vida psíquica, a la vida social y hasta las leyes que
regulan la transmisión de la vida.

3. El nuevo estado de cosas hace plantear nuevas preguntas. Consideradas las condiciones de la
vida actual y dado el significado que las relaciones conyugales tienen en orden a la armonía entre
los esposos y a su mutua fidelidad, ¿no sería indicado revisionar las normas éticas hasta ahora
vigentes, sobre todo si se considera que las mismas no pueden observarse sin sacrificios, algunas
veces heroicos?

Más aún, extendiendo a este campo la aplicación del llamado "principio de totalidad", ¿no se
podría admitir que la intención de una fecundidad menos exuberante, pero más racional,
transformase la intervención materialmente esterilizadora en un control lícito y prudente de los
nacimientos? Es decir, ¿no se podría admitir que la finalidad procreadora pertenezca al conjunto
de la vida conyugal más bien que a cada uno de los actos? Se pregunta también si, dado el
creciente sentido de responsabilidad del hombre moderno, no haya llegado el momento de
someter a su razón y a su voluntad, más que a los ritmos biológicos de su organismo, la tarea de
regular la natalidad.

Competencia del Magisterio

4. Estas cuestiones exigían del Magisterio de la Iglesia una nueva y profunda reflexión acerca de
los principios de la doctrina moral del matrimonio, doctrina fundada sobre la ley natural,
iluminada y enriquecida por la Revelación divina.

Ningún fiel querrá negar que corresponda al Magisterio de la Iglesia el interpretar también la ley
moral natural. Es, en efecto, incontrovertible —como tantas veces han declarado nuestros
predecesores (1)— que Jesucristo, al comunicar a Pedro y a los Apóstoles su autoridad divina y
al enviarlos a enseñar a todas las gentes sus mandamientos (2), los constituía en custodios y en
intérpretes auténticos de toda ley moral, es decir, no sólo de la ley evangélica, sino también de la
natural, expresión de la voluntad de Dios, cuyo cumplimiento fiel es igualmente necesario para
salvarse (3).

En conformidad con esta su misión, la Iglesia dio siempre, y con más amplitud en los tiempos
recientes, una doctrina coherente tanto sobre la naturaleza del matrimonio como sobre el recto
uso de los derechos conyugales y sobre las obligaciones de los esposos (4).

Estudios especiales

5. La conciencia de esa misma misión nos indujo a confirmar y a ampliar la Comisión de Estudio
que nuestro predecesor Juan XXIII, de feliz memoria, había instituido en el mes de marzo del año 1963. Esta Comisión de la que formaban parte bastantes estudiosos de las diversas disciplinas
relacionadas con la materia y parejas de esposos, tenía la finalidad de recoger opiniones acerca
de las nuevas cuestiones referentes a la vida conyugal, en particular la regulación de la natalidad,
y de suministrar elementos de información oportunos, para que el Magisterio pudiese dar una
respuesta adecuada a la espera de los fieles y de la opinión pública mundial (5).

Los trabajos de estos peritos, así como los sucesivos pareceres y los consejos de buen número
de nuestros hermanos en el Episcopado, quienes los enviaron espontáneamente o respondiendo
a una petición expresa, nos han permitido ponderar mejor los diversos aspectos del complejo
argumento. Por ello les expresamos de corazón a todos nuestra viva gratitud.

La respuesta del Magisterio

6. No podíamos, sin embargo, considerar como definitivas las conclusiones a que había llegado
la Comisión, ni dispensarnos de examinar personalmente la grave cuestión; entre otros motivos,
porque en seno a la Comisión no se había alcanzado una plena concordancia de juicios acerca
de las normas morales a proponer y, sobre todo, porque habían aflorado algunos criterios de
soluciones que se separaban de la doctrina moral sobre el matrimonio propuesta por el
Magisterio de la Iglesia con constante firmeza. Por ello, habiendo examinado atentamente la
documentación que se nos presentó y después de madura reflexión y de asiduas plegarias,
queremos ahora, en virtud del mandato que Cristo nos confió, dar nuestra respuesta a estas
graves cuestiones.


II. Principios doctrinales


Una visión global del hombre

7. El problema de la natalidad, como cualquier otro referente a la vida humana, hay que
considerarlo, por encima de las perspectivas parciales de orden biológico o psicológico,
demográfico o sociológico, a la luz de una visión integral del hombre y de su vocación, no sólo
natural y terrena sino también sobrenatural y eterna. Y puesto que, en el tentativo de justificar los
métodos artificiales del control de los nacimientos, muchos han apelado a las exigencias del amor
conyugal y de una "paternidad responsable", conviene precisar bien el verdadero concepto de
estas dos grandes realidades de la vida matrimonial, remitiéndonos sobre todo a cuanto ha
declarado, a este respecto, en forma altamente autorizada, el Concilio Vaticano II en la
Constitución pastoral Gaudium et Spes.

El amor conyugal

8. La verdadera naturaleza y nobleza del amor conyugal se revelan cuando éste es considerado
en su fuente suprema, Dios, que es Amor (6), "el Padre de quien procede toda paternidad en el
cielo y en la tierra" (7).

El matrimonio no es, por tanto, efecto de la casualidad o producto de la evolución de fuerzas
naturales inconscientes; es una sabia institución del Creador para realizar en la humanidad su
designio de amor. Los esposos, mediante su recíproca donación personal, propia y exclusiva de
ellos, tienden a la comunión de sus seres en orden a un mutuo perfeccionamiento personal, para
colaborar con Dios en la generación y en la educación de nuevas vidas.

En los bautizados el matrimonio reviste, además, la dignidad de signo sacramental de la gracia,
en cuanto representa la unión de Cristo y de la Iglesia.

Sus características

9. Bajo esta luz aparecen claramente las notas y las exigencias características del amor conyugal,
siendo de suma importancia tener una idea exacta de ellas.

Es, ante todo, un amor plenamente humano, es decir, sensible y espiritual al mismo tiempo. No
es por tanto una simple efusión del instinto y del sentimiento sino que es también y principalmente
un acto de la voluntad libre, destinado a mantenerse y a crecer mediante las alegrías y los
dolores de la vida cotidiana, de forma que los esposos se conviertan en un solo corazón y en una
sola alma y juntos alcancen su perfección humana.

Es un amor total, esto es, una forma singular de amistad personal, con la cual los esposos
comparten generosamente todo, sin reservas indebidas o cálculos egoístas. Quien ama de
verdad a su propio consorte, no lo ama sólo por lo que de él recibe sino por sí mismo, gozoso
de poderlo enriquecer con el don de sí.

Es un amor fiel y exclusivo hasta la muerte. Así lo conciben el esposo y la esposa el día en que
asumen libremente y con plena conciencia el empeño del vínculo matrimonial. Fidelidad que a
veces puede resultar difícil pero que siempre es posible, noble y meritoria; nadie puede negarlo.
El ejemplo de numerosos esposos a través de los siglos demuestra que la fidelidad no sólo es
connatural al matrimonio sino también manantial de felicidad profunda y duradera.

Es, por fin, un amor fecundo, que no se agota en la comunión entre los esposos sino que está
destinado a prolongarse suscitando nuevas vidas. "El matrimonio y el amor conyugal están
ordenados por su propia naturaleza a la procreación y educación de la prole. Los hijos son, sin
duda, el don más excelente del matrimonio y contribuyen sobremanera al bien de los propios
padres" (8).

La paternidad responsable

10. Por ello el amor conyugal exige a los esposos una conciencia de su misión de "paternidad
responsable" sobre la que hoy tanto se insiste con razón y que hay que comprender
exactamente. Hay que considerarla bajo diversos aspectos legítimos y relacionados entre sí.

En relación con los procesos biológicos, paternidad responsable significa conocimiento y respeto
de sus funciones; la inteligencia descubre, en el poder de dar la vida, leyes biológicas que forman
parte de la persona humana (9).

En relación con las tendencias del instinto y de las pasiones, la paternidad responsable comporta
el dominio necesario que sobre aquellas han de ejercer la razón y la voluntad.

En relación con las condiciones físicas, económicas, psicológicas y sociales, la paternidad
responsable se pone en práctica ya sea con la deliberación ponderada y generosa de tener una
familia numerosa ya sea con la decisión, tomada por graves motivos y en el respeto de la ley
moral, de evitar un nuevo nacimiento durante algún tiempo o por tiempo indefinido.

La paternidad responsable comporta sobre todo una vinculación más profunda con el orden
moral objetivo, establecido por Dios, cuyo fiel intérprete es la recta conciencia. El ejercicio
responsable de la paternidad exige, por tanto, que los cónyuges reconozcan plenamente sus
propios deberes para con Dios, para consigo mismo, para con la familia y la sociedad, en una
justa jerarquía de valores.

En la misión de transmitir la vida, los esposos no quedan, por tanto, libres para proceder
arbitrariamente, como si ellos pudiesen determinar de manera completamente autónoma los
caminos lícitos a seguir, sino que deben conformar su conducta a la intención creadora de Dios,
manifestada en la misma naturaleza del matrimonio y de sus actos y constantemente enseñada
por la Iglesia (10).

Respetar la naturaleza y la finalidad del acto matrimonial

11. Estos actos, con los cuales los esposos se unen en casta intimidad, y a través de los cuales
se transmite la vida humana, son, como ha recordado el Concilio, "honestos y dignos" (11), y no
cesan de ser legítimos si, por causas independientes de la voluntad de los cónyuges, se prevén
infecundos, porque continúan ordenados a expresar y consolidar su unión. De hecho, como
atestigua la experiencia, no se sigue una nueva vida de cada uno de los actos conyugales. Dios
ha dispuesto con sabiduría leyes y ritmos naturales de fecundidad que por sí mismos distancian
los nacimientos. La Iglesia, sin embargo, al exigir que los hombres observen las normas de la ley
natural interpretada por su constante doctrina, enseña que cualquier acto matrimonial (quilibet
matrimonii usus) debe quedar abierto a la transmisión de la vida (12).

Inseparables los dos aspectos: unión y procreación

12. Esta doctrina, muchas veces expuesta por el Magisterio, está fundada sobre la inseparable
conexión que Dios ha querido y que el hombre no puede romper por propia iniciativa, entre los
dos significados del acto conyugal: el significado unitivo y el significado procreador.

Efectivamente, el acto conyugal, por su íntima estructura, mientras une profundamente a los
esposos, los hace aptos para la generación de nuevas vidas, según las leyes inscritas en el ser
mismo del hombre y de la mujer. Salvaguardando ambos aspectos esenciales, unitivo y
procreador, el acto conyugal conserva íntegro el sentido de amor mutuo y verdadero y su
ordenación a la altísima vocación del hombre a la paternidad. Nos pensamos que los hombres,
en particular los de nuestro tiempo, se encuentran en grado de comprender el carácter
profundamente razonable y humano de este principio fundamental.

Fidelidad al plan de Dios

13. Justamente se hace notar que un acto conyugal impuesto al cónyuge sin considerar su
condición actual y sus legítimos deseos, no es un verdadero acto de amor; y prescinde por tanto
de una exigencia del recto orden moral en las relaciones entre los esposos. Así, quien reflexiona
rectamente deberá también reconocer que un acto de amor recíproco, que prejuzgue la
disponibilidad a transmitir la vida que Dios Creador, según particulares leyes, ha puesto en él,
está en contradicción con el designio constitutivo del matrimonio y con la voluntad del Autor de
la vida. Usar este don divino destruyendo su significado y su finalidad, aun sólo parcialmente, es
contradecir la naturaleza del hombre y de la mujer y sus más íntimas relaciones, y por lo mismo
es contradecir también el plan de Dios y su voluntad. Usufructuar, en cambio, el don del amor
conyugal respetando las leyes del proceso generador significa reconocerse no árbitros de las
fuentes de la vida humana, sino más bien administradores del plan establecido por el Creador.
En efecto, al igual que el hombre no tiene un dominio ilimitado sobre su cuerpo en general, del
mismo modo tampoco lo tiene, con más razón, sobre las facultades generadoras en cuanto tales,
en virtud de su ordenación intrínseca a originar la vida, de la que Dios es principio. "La vida
humana es sagrada —recordaba Juan XXIII—; desde su comienzo, compromete directamente la
acción creadora de Dios" (13).

Vías ilícitas para la regulación de los nacimientos

14. En conformidad con estos principios fundamentales de la visión humana y cristiana del
matrimonio, debemos una vez más declarar que hay que excluir absolutamente, como vía lícita
para la regulación de los nacimientos, la interrupción directa del proceso generador ya iniciado, y
sobre todo el aborto directamente querido y procurado, aunque sea por razones terapéuticas
(14).

Hay que excluir igualmente, como el Magisterio de la Iglesia ha declarado muchas veces, la
esterilización directa, perpetua o temporal, tanto del hombre como de la mujer (15); queda
además excluida toda acción que, o en previsión del acto conyugal, o en su realización, o en el
desarrollo de sus consecuencias naturales, se proponga, como fin o como medio, hacer
imposible la procreación (16).

Tampoco se pueden invocar como razones válidas, para justificar los actos conyugales
intencionalmente infecundos, el mal menor o el hecho de que tales actos constituirían un todo con
los actos fecundos anteriores o que seguirán después y que por tanto compartirían la única e
idéntica bondad moral. En verdad, si es lícito alguna vez tolerar un mal moral menor a fin de
evitar un mal mayor o de promover un bien más grande (17), no es lícito, ni aun por razones
gravísimas, hacer el mal para conseguir el bien (18), es decir, hacer objeto de un acto positivo
de voluntad lo que es intrínsecamente desordenado y por lo mismo indigno de la persona
humana, aunque con ello se quisiese salvaguardar o promover el bien individual, familiar o social.
Es por tanto un error pensar que un acto conyugal, hecho voluntariamente infecundo, y por esto
intrínsecamente deshonesto, pueda ser cohonestado por el conjunto de una vida conyugal
fecunda.

Licitud de los medios terapéuticos

15. La Iglesia, en cambio, no retiene de ningún modo ilícito el uso de los medios terapéuticos
verdaderamente necesarios para curar enfermedades del organismo, a pesar de que se siguiese
un impedimento, aun previsto, para la procreación, con tal de que ese impedimento no sea, por
cualquier motivo, directamente querido (19).

Licitud del recurso a los periodos infecundos

16. A estas enseñanzas de la Iglesia sobre la moral conyugal se objeta hoy, como observábamos
antes (n. 3), que es prerrogativa de la inteligencia humana dominar las energías de la naturaleza
irracional y orientarlas hacia un fin en conformidad con el bien del hombre. Algunos se
preguntan: actualmente, ¿no es quizás racional recurrir en muchas circunstancias al control
artificial de los nacimientos, si con ello se obtienen la armonía y la tranquilidad de la familia y
mejores condiciones para la educación de los hijos ya nacidos? A esta pregunta hay que
responder con claridad: la Iglesia es la primera en elogiar y en recomendar la intervención de la
inteligencia en una obra que tan de cerca asocia la creatura racional a su Creador, pero afirma
que esto debe hacerse respetando el orden establecido por Dios.

Por consiguiente, si para espaciar los nacimientos existen serios motivos, derivados de las
condiciones físicas o psicológicas de los cónyuges, o de circunstancias exteriores, la Iglesia
enseña que entonces es lícito tener en cuenta los ritmos naturales inmanentes a las funciones
generadoras para usar del matrimonio sólo en los periodos infecundos y así regular la natalidad
sin ofender los principios morales que acabamos de recordar (20).

La Iglesia es coherente consigo misma cuando juzga lícito el recurso a los periodos infecundos,
mientras condena siempre como ilícito el uso de medios directamente contrarios a la
fecundación, aunque se haga por razones aparentemente honestas y serias. En realidad, entre
ambos casos existe una diferencia esencial: en el primero los cónyuges se sirven legítimamente de
una disposición natural; en el segundo impiden el desarrollo de los procesos naturales. Es verdad
que tanto en uno como en otro caso, los cónyuges están de acuerdo en la voluntad positiva de
evitar la prole por razones plausibles, buscando la seguridad de que no se seguirá; pero es
igualmente verdad que solamente en el primer caso renuncian conscientemente al uso del
matrimonio en los periodos fecundos cuando por justos motivos la procreación no es deseable,
y hacen uso después en los periodos agenésicos para manifestarse el afecto y para salvaguardar
la mutua fidelidad. Obrando así ellos dan prueba de amor verdadero e integralmente honesto.

Graves consecuencias de los métodos de regulación artificial de la natalidad

17. Los hombres rectos podrán convencerse todavía de la consistencia de la doctrina de la
Iglesia en este campo si reflexionan sobre las consecuencias de los métodos de la regulación
artificial de la natalidad. Consideren, antes que nada, el camino fácil y amplio que se abriría a la
infidelidad conyugal y a la degradación general de la moralidad. No se necesita mucha
experiencia para conocer la debilidad humana y para comprender que los hombres,
especialmente los jóvenes, tan vulnerables en este punto tienen necesidad de aliento para ser
fieles a la ley moral y no se les debe ofrecer cualquier medio fácil para burlar su observancia.

Podría también temerse que el hombre, habituándose al uso de las prácticas anticonceptivas,
acabase por perder el respeto a la mujer y, sin preocuparse más de su equilibrio físico y
psicológico, llegase a considerarla como simple instrumento de goce egoístico y no como a
compañera, respetada y amada.

Reflexiónese también sobre el arma peligrosa que de este modo se llegaría a poner en las manos
de autoridades públicas despreocupadas de las exigencias morales. ¿Quién podría reprochar a
un gobierno el aplicar a la solución de los problemas de la colectividad lo que hubiera sido
reconocido lícito a los cónyuges para la solución de un problema familiar? ¿Quién impediría a los
gobernantes favorecer y hasta imponer a sus pueblos, si lo consideraran necesario, el método
anticonceptivo que ellos juzgaren más eficaz? En tal modo los hombres, queriendo evitar las
dificultades individuales, familiares o sociales que se encuentran en el cumplimiento de la ley
divina, llegarían a dejar a merced de la intervención de las autoridades públicas el sector más
personal y más reservado de la intimidad conyugal.

Por tanto, sino se quiere exponer al arbitrio de los hombres la misión de engendrar la vida, se
deben reconocer necesariamente unos límites infranqueables a la posibilidad de dominio del
hombre sobre su propio cuerpo y sus funciones; límites que a ningún hombre, privado o
revestido de autoridad, es lícito quebrantar. Y tales límites no pueden ser determinados sino por
el respeto debido a la integridad del organismo humano y de sus funciones, según los principios
antes recordados y según la recta inteligencia del "principio de totalidad" ilustrado por nuestro
predecesor Pío XII (21).

La Iglesia, garantía de los auténticos valores humanos

18. Se puede prever que estas enseñanzas no serán quizá fácilmente aceptadas por todos: son
demasiadas las voces —ampliadas por los modernos medios de propaganda— que están en
contraste con la Iglesia. A decir verdad, ésta no se maravilla de ser, a semejanza de su divino
Fundador, "signo de contradicción" (22), pero no deja por esto de proclamar con humilde
firmeza toda la ley moral, natural y evangélica. La Iglesia no ha sido la autora de éstas, ni puede
por tanto ser su árbitro, sino solamente su depositaria e intérprete, sin poder jamás declarar lícito
lo que no lo es por su íntima e inmutable oposición al verdadero bien del hombre.

Al defender la moral conyugal en su integridad, la Iglesia sabe que contribuye a la instauración
de una civilización verdaderamente humana; ella compromete al hombre a no abdicar la propia
responsabilidad para someterse a los medios técnicos; defiende con esto mismo la dignidad de
los cónyuges. Fiel a las enseñanzas y al ejemplo del Salvador, ella se demuestra amiga sincera y
desinteresada de los hombres a quienes quiere ayudar, ya desde su camino terreno, "a participar
como hijos a la vida del Dios vivo, Padre de todos los hombres" (23).


III. Directivas pastorales


La Iglesia, Madre y Maestra

19. Nuestra palabra no sería expresión adecuada del pensamiento y de las solicitudes de la
Iglesia, Madre y Maestra de todas las gentes, si, después de haber invitado a los hombres a
observar y a respetar la ley divina referente al matrimonio, no les confortase en el camino de una
honesta regulación de la natalidad, aun en medio de las difíciles condiciones que hoy afligen a las
familias y a los pueblos. La Iglesia, efectivamente, no puede tener otra actitud para con los
hombres que la del Redentor: conoce su debilidad, tiene compasión de las muchedumbres,
acoge a los pecadores, pero no puede renunciar a enseñar la ley que en realidad es la propia de
una vida humana llevada a su verdad originaria y conducida por el Espíritu de Dios (24).

Posibilidad de observar la ley divina

La doctrina de la Iglesia en materia de regulación de la natalidad, promulgadora de la ley divina,
aparecerá fácilmente a los ojos de muchos difícil e incluso imposible en la práctica. Y en verdad
que, como todas las grandes y beneficiosas realidades, exige un serio empeño y muchos
esfuerzos de orden familiar, individual y social. Más aun, no sería posible actuarla sin la ayuda de
Dios, que sostiene y fortalece la buena voluntad de los hombres. Pero a todo aquel que
reflexione seriamente, no puede menos de aparecer que tales esfuerzos ennoblecen al hombre y
benefician la comunidad humana.

Dominio de sí mismo

21. Una práctica honesta de la regulación de la natalidad exige sobre todo a los esposos adquirir
y poseer sólidas convicciones sobre los verdaderos valores de la vida y de la familia, y también
una tendencia a procurarse un perfecto dominio de sí mismos. El dominio del instinto, mediante
la razón y la voluntad libre, impone sin ningún género de duda una ascética, para que las
manifestaciones afectivas de la vida conyugal estén en conformidad con el orden recto y
particularmente para observar la continencia periódica. Esta disciplina, propia de la pureza de
los esposos, lejos de perjudicar el amor conyugal, le confiere un valor humano más sublime.
Exige un esfuerzo continuo, pero, en virtud de su influjo beneficioso, los cónyuges desarrollan
íntegramente su personalidad, enriqueciéndose de valores espirituales: aportando a la vida
familiar frutos de serenidad y de paz y facilitando la solución de otros problemas; favoreciendo la
atención hacia el otro cónyuge; ayudando a superar el egoísmo, enemigo del verdadero amor, y
enraizando más su sentido de responsabilidad. Los padres adquieren así la capacidad de un
influjo más profundo y eficaz para educar a los hijos; los niños y los jóvenes crecen en la justa
estima de los valores humanos y en el desarrollo sereno y armónico de sus facultades espirituales
y sensibles.

Crear un ambiente favorable a la castidad

22. Nos queremos en esta ocasión llamar la atención de los educadores y de todos aquellos que
tienen incumbencia de responsabilidad, en orden al bien común de la convivencia humana, sobre
la necesidad de crear un clima favorable a la educación de la castidad, es decir, al triunfo de la
libertad sobre el libertinaje, mediante el respeto del orden moral.

Todo lo que en los medios modernos de comunicación social conduce a la excitación de los
sentidos, al desenfreno de las costumbres, como cualquier forma de pornografía y de
espectáculos licenciosos, debe suscitar la franca y unánime reacción de todas las personas,
solícitas del progreso de la civilización y de la defensa de los supremos bienes del espíritu
humano. En vano se trataría de buscar justificación a estas depravaciones con el pretexto de
exigencias artísticas o científicas (25), o aduciendo como argumento la libertad concedida en
este campo por las autoridades públicas.

Llamamiento a las autoridades públicas

23. Nos decimos a los gobernantes, que son los primeros responsables del bien común y que
tanto pueden hacer para salvaguardar las costumbres morales: no permitáis que se degrade la
moralidad de vuestros pueblos; no aceptéis que se introduzcan legalmente en la célula
fundamental, que es la familia, prácticas contrarias a la ley natural y divina. Es otro el camino por
el cual los poderes públicos pueden y deben contribuir a la solución del problema demográfico:
el de una cuidadosa política familiar y de una sabia educación de los pueblos, que respete la ley
moral y la libertad de los ciudadanos.

Somos conscientes de las graves dificultades con que tropiezan los poderes públicos a este
respecto, especialmente en los pueblos en vía de desarrollo. A sus legítimas preocupaciones
hemos dedicado nuestra encíclica Populorum Progressio. Y con nuestro predecesor, Juan
XXIII, seguimos diciendo: "Estas dificultades no se superan con el recurso a métodos y medios
que son indignos del hombre y cuya explicación está sólo en una concepción estrechamente
materialística del hombre mismo y de su vida. La verdadera solución solamente se halla en el
desarrollo económico y en el progreso social, que respeten y promuevan los verdaderos valores
humanos, individuales y sociales" (26). Tampoco se podría hacer responsable, sin grave
injusticia, a la Divina Providencia de lo que por el contrario dependería de una menor sagacidad
de gobierno, de un escaso sentido de la justicia social, de un monopolio egoísta o también de la
indolencia reprobable en afrontar los esfuerzos y sacrificios necesarios para asegurar la elevación
del nivel de vida de un pueblo y de todos sus hijos (27). Que todos los Poderes responsables
—como ya algunos lo vienen haciendo laudablemente— reaviven generosamente los propios
esfuerzos, y que no cese de extenderse el mutuo apoyo entre todos los miembros de la familia
humana: es un campo inmenso el que se abre de este modo a la actividad de las grandes
organizaciones internacionales.

A los hombres de ciencia

24. Queremos ahora alentar a los hombres de ciencia, los cuales "pueden contribuir
notablemente al bien del matrimonio y de la familia y a la paz de las conciencias si, uniendo sus
estudios, se proponen aclarar más profundamente las diversas condiciones favorables a una
honesta regulación de la procreación humana" (28). Es de desear en particular que, según el
augurio expresado ya por Pío XII, la ciencia médica logre dar una base, suficientemente segura,
para una regulación de nacimientos, fundada en la observancia de los ritmos naturales (29). De
este modo los científicos, y en especial los católicos, contribuirán a demostrar con los hechos
que, como enseña la Iglesia, "no puede haber verdadera contradicción entre las leyes divinas que
regulan la transmisión de la vida y aquellas que favorecen un auténtico amor conyugal" (30).

A los esposos cristianos

25. Nuestra palabra se dirige ahora más directamente a nuestros hijos, en particular a los
llamados por Dios a servirlo en el matrimonio. La Iglesia, al mismo tiempo que enseña las
exigencias imprescriptibles de la ley divina, anuncia la salvación y abre con los sacramentos los
caminos de la gracia, la cual hace del hombre una nueva criatura, capaz de corresponder en el
amor y en la verdadera libertad al designio de su Creador y Salvador, y de encontrar suave el
yugo de Cristo (31).

Los esposos cristianos, pues, dóciles a su voz, deben recordar que su vocación cristiana,
iniciada en el bautismo, se ha especificado y fortalecido ulteriormente con el sacramento del
matrimonio. Por lo mismo los cónyuges son corroborados y como consagrados para cumplir
fielmente los propios deberes, para realizar su vocación hasta la perfección y para dar un
testimonio, propio de ellos, delante del mundo (32). A ellos ha confiado el Señor la misión de
hacer visible ante los hombres la santidad y la suavidad de la ley que une el amor mutuo de los
esposos con su cooperación al amor de Dios, autor de la vida humana.

No es nuestra intención ocultar las dificultades, a veces graves, inherentes a la vida de los
cónyuges cristianos; para ellos como para todos "la puerta es estrecha y angosta la senda que
lleva a la vida" (33). La esperanza de esta vida debe iluminar su camino, mientras se esfuerzan
animosamente por vivir con prudencia, justicia y piedad en el tiempo (34), conscientes de que la
forma de este mundo es pasajera (35).

Afronten, pues, los esposos los necesarios esfuerzos, apoyados por la fe y por la esperanza que
"no engaña porque el amor de Dios ha sido difundido en nuestros corazones junto con el Espíritu
Santo que nos ha sido dado" (36); invoquen con oración perseverante la ayuda divina; acudan
sobre todo a la fuente de gracia y de caridad en la Eucaristía. Y si el pecado les sorprendiese
todavía, no se desanimen, sino que recurran con humilde perseverancia a la misericordia de
Dios, que se concede en el sacramento de la penitencia. Podrán realizar así la plenitud de la
vida conyugal, descrita por el Apóstol: "Maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo amó a
su Iglesia (...). Los maridos deben amar a sus esposas como a su propio cuerpo. Amar a la
esposa ¿no es acaso amarse a sí mismo? Nadie ha odiado jamás su propia carne, sino que la
nutre y la cuida, como Cristo a su Iglesia (...). Este misterio es grande, pero entendido de Cristo
y la Iglesia. Por lo que se refiere a vosotros, cada uno en particular ame a su esposa como a sí
mismo y la mujer respete a su propio marido" (37).

Apostolado entre los hogares

26. Entre los frutos logrados con un generoso esfuerzo de fidelidad a la ley divina, uno de los
más preciosos es que los cónyuges no rara vez sienten el deseo de comunicar a los demás su
experiencia. Una nueva e importantísima forma de apostolado entre semejantes se inserta de
este modo en el amplio cuadro de la vocación de los laicos: los mismos esposos se convierten en
guía de otros esposos. Esta es, sin duda, entre las numerosas formas de apostolado, una de las
que hoy aparecen más oportunas (38).

A los médicos y al personal sanitario

27. Estimamos altamente a los médicos y a los miembros del personal de sanidad, quienes en el
ejercicio de su profesión sienten entrañablemente las superiores exigencias de su vocación
cristiana, por encima de todo interés humano. Perseveren, pues, en promover constantemente
las soluciones inspiradas en la fe y en la recta razón, y se esfuercen en fomentar la convicción y
el respeto de las mismas en su ambiente. Consideren también como propio deber profesional el
procurarse toda la ciencia necesaria en este aspecto delicado, con el fin de poder dar a los
esposos que los consultan sabios consejos y directrices sanas que de ellos esperan con todo
derecho.

A los sacerdotes

28. Amados hijos sacerdotes, que sois por vocación los consejeros y los directores espirituales
de las personas y de las familias, a vosotros queremos dirigirnos ahora con toda confianza.
Vuestra primera incumbencia —en especial la de aquellos que enseñan la teología moral— es
exponer sin ambigüedades la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio. Sed los primeros en dar
ejemplo de obsequio leal, interna y externamente, al Magisterio de la Iglesia en el ejercicio de
vuestro ministerio. Tal obsequio, bien lo sabéis, es obligatorio no sólo por las razones aducidas,
sino sobre todo por razón de la luz del Espíritu Santo, de la cual están particularmente asistidos
los pastores de la Iglesia para ilustrar la verdad (39). Conocéis también la suma importancia que
tiene para la paz de las conciencias y para la unidad del pueblo cristiano, que en el campo de la
moral y del dogma se atengan todos al Magisterio de la Iglesia y hablen del mismo modo. Por
esto renovamos con todo nuestro ánimo el angustioso llamamiento del Apóstol Pablo: "Os
ruego, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que todos habléis igualmente, y
no haya entre vosotros cismas, antes seáis concordes en el mismo pensar y en el mismo sentir"
(40).

29. No menoscabar en nada la saludable doctrina de Cristo es una forma de caridad eminente
hacia las almas. Pero esto debe ir acompañado siempre de la paciencia y de la bondad de que el
mismo Señor dio ejemplo en su trato con los hombres. Venido no para juzgar sino para salvar
(41), El fue ciertamente intransigente con el mal, pero misericordioso con las personas.

Que en medio de sus dificultades encuentren siempre los cónyuges en las palabras y en el
corazón del sacerdote el eco de la voz y del amor del Redentor.

Hablad, además, con confianza, amados hijos, seguros de que el Espíritu de Dios que asiste al
Magisterio en el proponer la doctrina, ilumina internamente los corazones de los fieles,
invitándolos a prestar su asentimiento. Enseñad a los esposos el camino necesario de la oración,
preparadlos a que acudan con frecuencia y con fe a los sacramentos de la Eucaristía y de la
Penitencia, sin que se dejen nunca desalentar por su debilidad.

A los Obispos

30. Queridos y venerables hermanos en el episcopado, con quienes compartimos más de
cerca la solicitud del bien espiritual del Pueblo de Dios, a vosotros va nuestro pensamiento
reverente y afectuoso al final de esta encíclica. A todos dirigimos una apremiante invitación.
Trabajad al frente de los sacerdotes, vuestros colaboradores, y de vuestros fieles con ardor y sin
descanso por la salvaguardia y la santidad del matrimonio para que sea vivido en toda su
plenitud humana y cristiana. Considerad esta misión como una de vuestras responsabilidades
más urgentes en el tiempo actual. Esto supone, como sabéis, una acción pastoral, coordinada en
todos los campos de la actividad humana, económica, cultural y social; en efecto, solo
mejorando simultáneamente todos estos sectores, se podrá hacer no sólo tolerable sino más fácil
y feliz la vida de los padres y de los hijos en el seno de la familia, más fraterna y pacífica la
convivencia en la sociedad humana, respetando fielmente el designio de Dios sobre el mundo.

Llamamiento final

31. Venerables hermanos, amadísimos hijos y todos vosotros, hombres de buena voluntad: Es
grande la obra de educación, de progreso y de amor a la cual os llamamos, fundamentándose en
la doctrina de la Iglesia, de la cual el Sucesor de Pedro es, con sus hermanos en el episcopado,
depositario e intérprete. Obra grande de verdad, estamos convencidos de ello, tanto para el
mundo como para la Iglesia, ya que el hombre no puede hallar la verdadera felicidad, a la que
aspira con todo su ser, más que en el respeto de las leyes grabadas por Dios en su naturaleza y
que debe observar con inteligencia y amor. Nos invocamos sobre esta tarea, como sobre todos
vosotros y en particular sobre los esposos, la abundancia de las gracias del Dios de santidad y
de misericordia, en prenda de las cuales os otorgamos nuestra bendición apostólica.

Dado en Roma, junto a San Pedro, en la fiesta del apóstol Santiago, 25 de julio de
1968, sexto de nuestro pontificado.



--------------------------------------------------------------------------------

NOTAS


1. Cfr. Pío XI, Enc. Qui pluribus, 9 de noviembre de 1946, Pii IX P. M. Acta, vol. 1. pp. 9-10; San Pío X, Enc. Singulari quadam, 24 de septiembre de 1912, AAS 4 (1912), p. 658; Pío XI, cfr. Casti connubii, 31 de diciembre de 1930, AAS 22 (1930), pp. 579-581; Pío XII, Aloc. Magnificate Dominum al Episcopado del mundo católico, 2 de noviembre de 1954, AAS 46 (1954), pp. 671-672; Juan XXIII, Enc. Mater et Magistra, 15 de mayo de 1961, AAS 53 (1961), p. 457.

2.Cfr. Math., 28, 18-19.

3.Cfr. Math., 7, 21.

4. Cfr. Catechismus Romanus Concilii Tridentini, pars II, c. VIII; León XIII, Enc. Arcanum, 10 de febrero de 1880; Acta L. XIII, 2 (1881), pp. 26-29; Pío XI, Enc. Divini illius Magistri, 31 de
diciembre de 1929, AAS 22 (1930), pp. 58-61; Enc. Casti connubii, 31 de diciembre de 1930, AAS 22 (1930), pp. 545-546; Pío XII Alocución a la Unión Italiana médico-biológica de San Lucas, 12 de noviembre de 1944, Discorsi e Radiomessaggi, VI, pp. 191-192; al Convenio de la Unión Católica Italiana de Comadronas, 29 de octubre de 1951, AAS 43 (1951), pp. 853-854; al Congreso del "Fronte della Famiglia" y de la Asociación de Familias Numerosas, 28 de noviembre de 1951, AAS 43 (1951), pp. 857-859; al VII Congreso de la Sociedad Internacional de Hematología, 12 de septiembre de 1958, AAS 50 (1958), pp. 734-735; Juan XXIII, Enc. Mater et Magistra, AAS 53 (1961), pp. 446-447; Codex Iuris Canonici, can. 1067; 1068, párr.1; 1076, párr.1-2; Conc. Vaticano II, Const. Past. Gaudium et Spes, nn. 47-52.

5. Cfr. Alocución de Pablo VI al Sacro Colegio, 23 de junio de 1964, AAS 56 (1964), p. 588;
a la Comisión para el estudio de los problemas de la población, de la familia y de la natalidad,
27 de marzo de 1965, AAS (1965), p. 388; al Congreso Nacional de la Sociedad Italiana de
Obstetricia y Ginecología, 29 de octubre de 1966, AAS 58 (1966), p. 1168.

6. Cfr. I Jn., 4, 8.

7. Ef., 3, 15.

8. Conc. Vat. II, Const. Past. Gaudium et spes, n. 50.

9. Cfr. Sto. Tomás, Sum. Teol., I-II, q. 94, a. 2.

10. Cfr. Gaudium et Spes, nn. 50 y 51.

11. Ibid., n. 49, 2o.

12. Cfr. Pío XI, Enc. Casti connubii, AAS 22 (1930), p. 560; Pío XII, AAS 43 (1951), p.
843.

13. Juan XXIII, Enc. Mater et Magistra, AAS 53 (1961), p. 447.

14. Cfr. Catechismus Romanus Concilii Tridentini, pars. II, c. VIII; Pío XI, Enc. Casti Connubii, AAS 22 (1930), pp. 562-564; Pío XII, Discorsi e Radiomessaggi, VI, pp. 191-192, AAS 43
(1951), pp. 842-843, pp. 857-859; Juan XXIII, Enc. Pacem in terris, 11 de abril de 1963, AAS 55 (1963), pp. 259-260; Gaudium et Spes, n. 51.

15. Cfr. Pío XI, Enc. Casti connubii, AAS 22 (1930), n. 565; Decreto del S. Oficio, 22 de febrero de 1940, AAS 32 (1940), p. 73; Pío XII, AAS 43 (1951), pp. 843-844; AAS 50 (1958), pp. 734-735.

16. Cfr. Catechismus Romanus Concilii Tridentini, pars II, c. VIII; Pío XI, Enc. Casti connubii,
AAS 22 (1930), pp. 559-561; Pío XII, AAS 43 (1951), p. 843; AAS 50 (1958), pp.
734-735; Juan XXIII, Enc. Mater et Magistra, AAS 53 (1961), n. 447.

17. Cfr. Pío XII, Aloc. al Congreso Nacional de la Unión de Juristas Católicos Italianos, 6
diciembre 1953, AAS 45 (1953), pp. 798-799.

18. Cfr. Rom., 3, 8.

19. Cfr. Pío XII, Aloc. a los Participantes en el Congreso de la Asociación Italiana de Urología, 8
octubre 1953, AAS 45 (1953), pp. 674-675; AAS 50 (1958), pp. 734-735.

20. Cfr. Pío XII, AAS 43 (1951), p. 846.

21. AAS 45 (1953), pp. 674-675; Aloc. a los Dirigentes y Socios de la Asociación Italiana de
Donadores de Córnea, AAS 48 (1956), pp. 461-462.

22. Luc., 2, 34.

23. Pablo VI, Enc. Populorum Progressio, 26 de marzo de 1967, n. 21.

24. Cfr. Rom., cap. 8.

25.Cfr. Conc. Vat. II, Decreto Inter Mirifica sobre los medios de comunicación social, nn. 6-7.

26. Cfr. Enc. Mater et Magistra, AAS 53 (1961), p. 447.

27. Cfr. Enc. Populorum Progressio, nn. 48-55.

28. Gaudium et Spes, n. 52.

29. Cfr. AAS 43 (1951), p. 859.

30. Gaudium et Spes, n. 51.

31. Cfr. Mat., 11, 30.

32. Cfr. Gaudium et Spes, n. 48; Conc. Vat. II, Const. Dogm. Lumen Gentium, n. 35.

33. Mat., 7, 14; cfr. Hebr., 12-11.

34. Cfr. Tit., 2, 12.

35. Cfr. I Cor., 7, 31.

36. Rom., 5, 5.

37. Ef., 5, 25, 28-29, 32-33.

38. Cfr. Lumen Gentium, nn. 35 y 41; Gaudium et Spes, nn. 48 y 49; Conc. Vat. II, Decret.
Apostolicam Actuositatem, n. 11.

39. Cfr. Lumen Gentium, n. 25.

40. I Cor., 1, 10.

41. Cfr. Jn., 3, 17. Leer más...

DESDE ESTOS PAISES NOS VISITAN. A POCO LO IREMOS POBLANDO (Este lo iniciamos el 26/11/13)